Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Corinthians vence al Chelsea en la final del Mundial de Clubes

El Corinthians brasileño se ha proclamado campeón del Mundial de Clubes de la FIFA este domingo, en la final de la máxima competición intercontinental que se ha disputado en Yokohama (Japón), tras tumbar al Chelsea inglés del español Rafa Benítez (1-0), gracias al solitario gol del peruano Paolo Guerrero.

De esta forma, el campeón de la Copa Libertadores sudamericana se alza con su segunda corona tras su título logrado en 2000 ante el Vasco da Gama, primera edición de este Mundial de Clubes, en la que también participó el Real Madrid. Además, el Corinthians relega al Barcelona como campeón del mundo.

En la final disputada en Yokohama, comenzó el partido con novedades en ambos equipos. Benítez apostaba por Frank Lampard en la medular, retrasando a David Luiz de nuevo a la defensa, y prescindiendo de Oscar para dar entrada a Victor Moses en la banda. Por su parte, el entrenador brasileño elegía a Jose Henrique por encima de Douglas, una decisión que reflejaba, ya desde el inicio, las intenciones del Corinthians. Así, entraron mejor en el partido los de Sao Paolo, tomando la iniciativa desde el inicio, y ejerciendo una buena presión sobre el medio 'blue' que los de Londres no supieron contrarrestar. Superados por la gran presión de su rival, el Chelsea creaba peligro en jugadas a balón parado y a punto estuvo el central Gary Cahill de adelantar a su equipo en un cabezazo a bocajarro que se fue fuera por poco.

Con un Juan Mata menos protagonista que de costumbre, era Torres quien buscaba los espacios arriba, creando peligro y probando al meta Cassio, gran salvador del Corinthians en esta primera mitad con un paradón sobre Moses al filo del descanso. Antes, era Paolo Guerrero, autor del tanto de la victoria en la semifinal, quien rozaba el gol con un disparo al palo.