Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Chapecoense vuelve a jugar por primera vez desde el accidente aéreo

El Chapecoense empató (2-2) con el campeón brasileño Palmeiras este sábado, en su primer partido desde que la mayoría de sus jugadores murieron en un accidente aéreo en Colombia en noviembre.
En un partido cargado de simbolismo, lágrimas y una sensación de un nuevo comienzo, el estadio fue adornado con miles de adornos hechos a mano con forma de corazones y 'tsurus', pájaros que significan salud, buena suerte y larga vida.
"Hoy fue diferente", comentó Wellington Paulista, una de las nuevas contrataciones del Chapecoense. "Todo fue bien y fue bueno para todos, más que nada para los fans aquí en Chapecó", agregó.
El Palmeiras marcó el primer gol del amistoso a los nueve minutos cuando Raphael Veiga entró en medio de una defensa dubitativa y anotó justo al entrar al área. Grolli igualó para el equipo local cinco minutos después al cabecear tras un tiro libre desde la izquierda.
Amaral dio la ventaja al Chapecoense a los cinco minutos del segundo tiempo con un cabezazo, pero Vitinho anotó el empate final para el Palmeiras con un espectacular disparo de zurda desde fuera del área.
Fue la primera vez que el Chapecoense salió al campo de juego desde noviembre, cuando la mayoría de sus jugadores perdieron la vida cuando se estrelló el avión en el que viajaban hacia Medellín para enfrentar al Atlético Nacional en la final de la Copa Sudamericana.
El avión se quedó sin combustible y se estrelló contra la ladera de un cerro, provocando la muerte de 71 de sus ocupantes, muchos de ellos jugadores, funcionarios y periodistas que viajaban al partido. Hubo sólo seis supervivientes.
Ellos y las familias de las víctimas tuvieron un papel central antes del partido del sábado. Jackson Follman, el arquero que sufrió la amputación de una pierna debido al accidente, recibió el trofeo de la Copa Sudamericana en una emotiva ceremonia. La Conmebol otorgó el título de la Copa Sudamericana al Chapecoense en diciembre después de que el encuentro fue cancelado.
Las esposas de los jugadores fallecidos recibieron las medallas que habrían recibido sus maridos. El partido fue detenido a los 71 minutos para que los hinchas pudieran recordar a los 71 fallecidos en el accidente. Simpatizantes de ambos lados gritaron el ya familiar "¡Vamos, Chape!" y los jugadores de ambos equipos aplaudieron junto con los 20.000 aficionados.