Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"¡Ayudadme, no quiero morir!": El portero superviviente del `Chape´ relata el accidente

chapecuatro.com

El Chapecoense recordó en su primer partido amistoso las víctimas del trágico accidente que tuvo lugar en noviembre en el que fallecieron 71 personas. En el Arena Condá estaban los tres supervivientes y uno de ellos, el portero del chapecó, Jackson Follman, decidió narrar a la televisión brasileña cómo fue el accidente.

El Chapecoense volvió a brillar dos meses después de la tragedia que conmocionó al mundo del fútbol. En noviembre el club brasileño que se dirigía a disputar su primera final de la Copa Sudamérica tenía un accidente de avión que acaba con la vida de 71 personas. Solo seis supervivientes.
En él fallecieron periodistas, empleados y más de la mitad de la plantilla del Chapecoense. Tan solo tres jugadores han salido adelante. Por eso, el primer partido que disputó el club estuvo empañado por las lágrimas de familiares, amigos y aficionados.
El encuentro amistoso contra el Palmeiras, reunió en el Arena Condá a numerosos aficionados y familiares de los fallecidos. Entre ellos los tres jugadores supervivientes: Jackson Follman, Helio Neto y Alan Ruschel. Fueron los encargados de levantar la Copa Sudamérica. El Atlético Nacional, equipo colombiano al que se iban a enfrentar en la final, pidió a la CONMEBOL que otorgase el premio al equipo brasileño.
Además, Follman, que entraba en silla de ruedas en el estadio por la pérdida de su pierna derecha tras el accidente, contó y narró cómo sucedió todo en el momento del accidente: “Recuerdo cuando el avión se apagó, cuando se apagaron las luces, vi que algo andaba mal. El avión no cayó justo después de apagarse, empezó a deslizarse lentamente. No recuerdo el momento del accidente porque me desmayé. Sucedió tan rápido”
Además, el portero aseguró: “Recuerdo haberme despertado, estaba muy oscuro y muy frío. Estaba temblando y grité: ¡Ayudadme, no quiero morir! Algunos de mis amigos, que aún estaban vivos también gritaban. Oí que llegaban los servicios, diciendo que eran policías nacionales”
Después de estar cuatro días en coma y tras recibir la terrible noticia en la que le informaban de la muerte de muchos de sus amigos tras el accidente, relata que cuando se despertó “mi madre entró y me habló. Fue muy difícil, Lloré cuando abrí los ojos”.
El que era portero del Chapecoense tiene claro que va a volver a llevar una vida normal y que uno de sus principales objetivos será casarse. Sin duda unas declaraciones desgarradoras que se suman a las que ya dieron sus compañeros anteriormente.