Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Qué tiene que ver Bilbao con Marsella? ¿Y Valencia con Viena? Las enemistades más surrealistas que ha dado el fútbol europeo

Ultras Legiacuatro.com

La batalla campal de los radicales del Marsella en las calles de Bilbao despierta rivalidades absurdas y generan violencia que no puede permitirse. Hay aficiones que no pueden ni verse con otras sin lógica alguna: ¿por que se llevan mal los del Sporting y los de Gnéova? ¿y los del Celtic y el Atlético de Madrid? 

Hay rivalidades en el mundo del fútbol que son difíciles de entender. No es el típico derbi, el vacile entre aficiones dentro de una mismo ciudad y que es la salsa del fútbol. Hay ‘odio’ entre algunas aficiones que viene desde muy atrás y que genera una violencia intolerable. La batalla campal de los ultras del Marsella por las calles de Bilbao antes del partido de Europa League manifiesta la violencia de los radicales franceses, conocidos en Europa por montarla en muchos de sus desplazamientos.
En otro partido de Europa League de un equipo español, el Valencia hizo una protesta oficial ante la UEFA por las pancartas ofensivas del Rapid de Viena en el estadio. Además, en el hotel de concentración del conjunto valencianista aparecieron pintadas provocando al equipo español. Analizamos algunas rivalidades que son absurdas entre equipos de fútbol que no tienen nada que ver:
El Celtic de Glasgow y el Atlético de Madrid tienen una rivalidad desde hace más de 40 años. El equipo escocés y el rojiblanco jugaron la semifinal de la Copa de Europa en 1974 y el partido de ida fue muy duro e intenso. El Atlético terminó con ocho jugadores, con Ayala, Panadero Díaz y Quique. El encuentro acabó en una batalla campal y desde ese duelo, la relación nunca ha sido cordial.
El Atlético tampoco tiene gran amistad con el Galatasaray. El club rojiblanco en su última visita al Ali Sami Yen se encontró con varias pancartas que insultaban a la afición rojiblanca: “Patético de Madrid” y “El Atlético no es el Real Madrid”. Los radicales turcos también son conocidos en Europa por ser una de las aficiones más temidas.
Hace cinco años, Gijón fue testigo de otra pelea entre ultras surrealista. Era el mes de agosto, trofeo de Villa de Gijón y los radicales del Génova y del Sporting se pelearon en las calles de la ciudad asturiana dejando varios heridos y 14 detenidos. Pero no hace falta viajar mucho en el tiempo para ver incidentes de este tipo. El Real Madrid visitó Suecia en esta fase de grupos de la Champions y los Ultras Sur viajaron hasta Malmoe para liarla antes del partido. La policía detuvo a 20 radicales del equipo blanco.
El Sevilla tiene dos grandes países señalados en rojo por el peligro que puede suponer un viaje para sus aficionados. El conjunto andaluz y el Slask Wroclaw no se pueden ni ver. Desde que en un partido de Europa League se robaran material hay un profundo odio entre ambos. El pasado mes de octubre, los radicales polacos viajaron hasta Manchester solo para encontrarse con los aficionados sevillanos.
El club andaluz también tuvo problemas con la afición del Feyenoord. Las autoridades europeas tuvieron que actuar para impedir una pelea. Los radicales holandeses son unos de los más peligrosos de Europa.
Si hay un duelo que tiene grandes medidas de seguridad alrededor es el Nápoles-Legia de Varsovia. El pasado mes de diciembre las calles de la ciudad italiana se convirtieron en un campo de batalla entre los dos grupos ultras.