Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las polémicas más sonadas de Benítez: del desastre en el Inter a la suplencia de Terry

terrycuatro.com

Gerrard, Riera, Xabi Alonso, Terry, Lampard, Materazzi, Diego Milito, Callejón, Higuaín... Rafa Benítez ha confeccionado una lista de roces y enemistades en los clubes por los que ha pasado, ganando más o menos títulos. El carácter del técnico madrileño puede ser un problema para un vestuario de muchos egos como es el madridista... y su hoja de ruta en este ámbito no da esperanza a la afición madridista.

No es ningún secreto que la decisión de relevar a Carlo Ancelotti de su puesto se ha tomado en contra de los deseos del vestuario madridista. Conviene preguntarse de qué modo recibiría la plantilla a Rafa Benítez, el favorito para heredar el puesto de 'Carletto' y un hombre de carácter. Desde que saliera del Valencia en 2004 rumbo a Liverpool, el técnico madrileño ha protagonizado polémicas en todos los banquillos que ha ocupado. Aficionados, directivos y jugadores de Liverpool, Inter, Chelsea y Nápoles se las han tenido con Rafa, que llegaría a un vestuario sobrado de egos. Sin duda, una mezcla explosiva.
La venta del Liverpool en 2007 le granjeó enemigos poderosos en la directiva
Los primeros años de Benítez en el Liverpool le elevaron a la posición de leyenda en Anfield. La consecución de la Champions League en su primer año, otra final europea dos temporadas más tarde y una trayectoria ascendente en la Premier League le convirtieron en el ídolo de la afición 'red'. La armonía se vería quebrada en 2007, con la compra del club por parte de los empresarios estadounidenses Tom Hicks y George Gillet.
La nueva directiva alcanzó cotas de impopularidad extremas. La hinchada de Merseyside se declaró en pie de guerra ante los propietarios y Rafa, un hombre entregado a su afición, escenificó la beligerancia desde dentro. Desde el primer momento se mostró reacio a los planes de Hicks y Gillet sobre el Liverpool y la situación no hizo más que empeorar. La disputa entre directiva y entrenador se hizo pública tras el mercado de invierno de 2007, que se resolvió sin fichajes pese a las peticiones de Benítez, y el club entró en una crisis institucional que incidió en lo deportivo. El técnico estiró el chicle hasta 2010, cuando la confrontación fue insostenible y decidió rescindir su contrato para marcharse al Inter de Milán.
El posible entrenador madridista no tuvo problemas sólo en los despachos pero también en el vestuario. Jugadores como Riera o Xabi Alonso no acabaron de la mejor manera con él por su exigencia. La relación con el donostiarra se tambaleó cuando, en 2009, decidió no viajar con el equipo para disputar un partido fundamental de Champions ante el Inter por su reciente paternidad. Rafa lo entendió como un acto de indolencia y llegó a castigarlo con el duro banquillo el año en el que Xabi acabaría fichando por el Real Madrid. Hasta una leyenda 'red' como Gerrard tuvo sus más y sus menos con él.
Todos contra Benítez en Milán: la sombra de Mourinho es alargada
materazzi

Rafa llegó a Milán con la difícil misión de al menos igualar el trabajo de José Mourinho al frente del Inter (venía de ganar el triplete). La sombra del técnico portugués, poco menos que una leyenda para la afición 'nerazzurri', fue demasiado alargada para las aspiraciones de Benítez. El 'nuevo' se vio rechazado por parte de su afición desde el primer momento y la plantilla no asimiló bien el cambio en las rutinas de trabajo, aún nostálgicos de 'Mou. También la relación con la directiva fue complicada para el técnico madrileño en su corta estancia en el Inter.
Benítez abrió la temporada ganando la Supercopa de Italia y haría lo propio con el Mundialito de Clubes, sus dos logros principales aquel curso. Con todo, la situación en el vestuario y en los despachos era nefasta. Jugadores como Materazzi, Diego Milito, Cambiasso o Zanetti se enfrentaron a él en varias ocasiones y cuestionaron sus decisiones. Unas declaraciones del técnico pidiendo "respeto" para su trabajo, "apoyo" al equipo y más fichajes se entendieron como un ataque frontal a la dirección de Massimo Morati, y Rafa ni siquiera llegó a 'comerse el turrón'. El 23 de diciembre de 2010 se anunciaba la rescisión consensuada de su contrato.
De nuevo una relación tormentosa con afición y jugadores en el Chelsea
Después de casi dos años sin ejercer su profesión se anunció la contratación de Benítez por el Chelsea en noviembre de 2012. Los 'blues' estaban de capa caída tras una temporada en la que ganaron la Champions de manera sorpresiva. La hinchada londinense nunca vio con buenos ojos su llegada al no perdonarle su pasado en Liverpool, dando paso a una etapa tormentosa. La derrota en la final del Mundial de Clubes frente al Corinthians añadió más leña al fuego y el propio entrenador anunció que no seguiría en el club a la conclusión de la temporada.
De nuevo, hubo integrantes de la plantilla 'blue' que no encajaron con Rafa y su método, creando discrepancias. Frank Lampard llegó a admitir la dificultad que encontró para mantener una relación con su nuevo preparador: "No es el tipo de entrenador con el que te puedas sentar a hablar". Otra leyenda del club, John Terry, sufrió su etapa más difícil al ser condenado a la suplencia con Benítez como jefe de la nave londinense. El madrileño llegó a decir del central que no estaba en condiciones de jugar dos partidos seguidos. Pese a las polémicas, el Chelsea logró clasificarse de manera directa y se proclamó campeón de la Europa League.
Callejón o Higuaín los últimos en tener roces con él
higuaín

La delicada situación en Londres le obligó a volar a Italia, donde fue elegido por el Nápoles para dirigir un nuevo e ilusionante proyecto deportivo. La impetuosa hinchada napolitana le recibió con alegría, al contrario de lo sucedido en sus dos últimos clubes. Bajo esta premisa, Benítez ha sido capaz de establecerse en el club con la tranquilidad que no tuvo etapas anteriores. Con todo, el técnico no se ha librado de ciertos roces con sus jugadores, algo que no es noticia.
José Callejón fue el primero en probar el temperamento de Benítez. El canterano blanco fue expulsado de un entrenamiento a finales de la temporada pasada acusado de falta de concentración y esfuerzo, aunque parece que la relación entre técnico y jugador se apaciguó durante este curso. La mala relación de Rafa con Gonzalo Higuaín también es de dominio público, después de que el madrileño se acostumbrara a sustituirle durante los partidos, provocando su enfado.