Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Benítez, Klopp, Emery o Nuno? El perfil de los candidatos al banquillo del Real Madrid

rafacuatro.com

Cuando parece que Carlo Ancelotti tiene pie y medio fuera del Real Madrid, las quinielas para el banquillo madridista la próxima temporada se disparan. Analizamos los pros y contras de los cuatro hombres que salen a la palestra blanca: Benítez, Klopp, Emery y Nuno.

Como toda campaña que acaba sin títulos en el Real Madrid, en esta ya se ha puesto la cabeza de Carlo Ancelotti a disposición de Florentino Pérez y los rumores de su posible marcha van a más cada día. En el juego de la especulación, ya hay varios nombres encima de la mesa para sustituir al italiano al frente de la nave blanca. Rafa Benítez, Jurgen Klopp, Unai Emery y Nuno Espírito Santo se postulan como firmes candidatos pero, ¿cuál sería el más apropiado?
Benítez, un laureado 'hombre del club' que no convence a la afición
benítez
Rafa Benítez ha sido en la última semana el nombre más repetido en los despachos blancos. El actual técnico del Nápoles, que lucha por entrar en Champions a falta de dos jornadas de liga italiana, es una vieja aspiración de Florentino Pérez y en principio cuenta con más papeletas que sus rivales para dirigir al gigante blanco el próximo curso.
En su favor juega el hecho de que ya conozca el club blanco de antemano. Comenzó su carrera en la categoría de aficionados del club blanco, y al retirarse dio comienzo a su etapa en los banquillos en la cantera madridista, donde logró varios títulos. Además, su palmarés es más brillante que el del resto de los candidatos (dos Ligas, una Champions o una Europa League entre otros) y no habría problema alguno con el papeleo, puesto que acaba contrato con el Nápoles este mismo año. Rafa llegaría gratis y listo para el combate.
Pero si algo hay más poderoso que el propio Real Madrid son sus aficionados, y estos ya se han pronunciado con respecto a Benítez. Una notable mayoría de la hinchada blanca se posiciona en contra del fichaje del entrenador madrileño. Su estilo estratégico y contragolpeador, quizá porque evoque al empleado por José Mourinho, no convence a la afición y así lo han hecho saber cada vez que han tenido ocasión de hacerlo. Incluso una facción de madridistas inauguró el hashtag #NoARafaBenitez, que habla por sí mismo.
Klopp, un auténtico ídolo que nunca ha lidiado con egos
klopp
El segundo nombre en las listas blancas es el de Jurgen Klopp. El histriónico entrenador alemán anunció hace unos meses su intención de abandonar el Borussia de Dortmund, club en el que se hizo un nombre, a finales de temporada. Desde entonces, los medios le han colocado en cada club con la intención de deshacerse de su entrenador residente. Jurgen es puro carisma, un hombre mediático que se hace querer por la afición y que contaría con el beneplácito de los madridistas. Además, como Benítez, llegaría libre desde Alemania.
Pero en el vestuario merengue reside un mal con el que cualquiera que quiera mandar en él debe lidiar: los egos. La presencia de jugadores con tanta fama, palmarés y relevancia ha provocado que en ciertas etapas de la historia blanca reciente, el banquillo se convierta en una auténtica guillotina de técnicos con poca capacidad para gestionar los orgullos. Klopp, que llega de un Dortmund célebre por su capacidad para triunfar con estrellas 'humildes', no parece el hombre ideal para encararse con un Cristiano Ronaldo cuando la situación lo requiera.
Emery, un hombre preparado para el reto y una apuesta arriesgada
emery
Unai Emery ha conseguido acallar a la mayoría de sus detractores en sus últimas temporadas en el Sevilla. Considerado desde sus inicios como un entrenador inteligente y prometedor, no fue hasta el año pasado cuando consiguió estrenar su palmarés en los banquillos levantado la Europa League con el equipo hispalense. Está cuajando una temporada sensacional, a un paso de revalidar su corona europea, y esto ha llamado la atención de los sabuesos madridistas. El de Fuenterrabía ha demostrado personalidad en todos sus equipos y, aún sin experiencia en un 'gigante' futbolístico, parece preparado para el gran reto que supondría el banquillo merengue.
No es menos cierto que su contratación sería la más arriesgada de todas. Uno de los aspectos más criticados al técnico vasco es su forma de ser, hasta cierto punto impredecible, que haría peligrar un proyecto de dimensiones gigantescas. Además, Emery tiene contrato con el Sevilla hasta 2016 y el Sevilla no dejaría ir a su gran hombre a cualquier precio. La batalla en los despachos por la contratación de Unai podría convertirse en una guerra de desgaste, algo que quiere evitarse desde el Bernabéu.
Nuno, un entrenador moderno pero muy unido al Valencia
nuno
La última de las opciones que se contempla desde el Santiago Bernabéu, quizás la más lejana, es la de contratar a Nuno Espírito Santo. El todopoderoso Peter Lim le confió el gran proyecto que está gestando en Valencia y el portugués está a un paso de devolver a los chés a la Champions League. En el Madrid se le considera un entrenador joven y moderno que refrescaría la imagen blanca. Además, un nombre le da ventaja con respecto a todos: Jorge Mendes. El agente de Cristiano, Pepe, James o Marcelo también asesora a Nuno, y de tener que sentarse a negociar todo sería más fácil con Mendes de por medio.
Pero la 'frescura' de Nuno tiene un aspecto negativo. El portugués comenzó su carrera en los banquillos hace sólo tres años en el Río Ave, de vuelta en su tierra natal. La dirección del Valencia es su primer gran reto y, aunque está cumpliendo las expectativas, existe el miedo de que no esté preparado para coger las riendas del vestuario madridista. Para colmo y como ocurre con Emery, Nuno está muy comprometido con el proyecto ché y parece difícil que Peter Lim vaya a observar su marcha de brazos cruzados.