Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Bayern de Múnich gana la Supercopa alemana frente al Dortmund en los penaltis

El Bayern de Múnich se ha proclamado este sábado campeón de la Supercopa alemana disputada en el estadio Signal Iduna Park tras empatar (2-2) y ganar en los penaltis ante el Borussia Dortmund después de que el español Marc Bartra errase su lanzamiento en la muerte súbita, consiguiendo así su sexto trofeo en esta competición con el que logra ser el club que mayor número de Supercopas tiene en su palmarés.
Ambos conjuntos llegaban al primer partido oficial y con título en juego sin ofrecer su mejor versión en pretemporada, tanto en el juego desplegado como en el número de victorias escasas conseguidas, y con bajas importantes en sus filas. Encuentro en el que el Bayern defendía título y el Dortmund quería conquistar su primer título bajo las órdenes de su nuevo entrenador Peter Bosz.
El partido comenzó con una alta intensidad por parte tanto del Dortmund como del Bayern, presionando a su rival muy arriba, por lo que las pérdidas de balón y los balones largos eran los protagonistas del inicio del primer 'Klassiker' de la temporada. Los locales apostaron por mantener una presión alta y con la línea defensiva muy adelantada, con lo que los visitantes tuvieron que centrarse en realizar precisos pases largos para crear peligro.
Con estas estrategias llegaron los dos primeros goles del partido. Tras una buena presión de los locales, al español Javi Martínez le temblaron las piernas y cedió en bandeja el primero de los tantos. El empate llegó con esa precisión de pases por parte del Bayern y que gracias a la defensa adelantada del Dortumnd se plantaban delante del guardameta rival con superioridad.
Encuentro marcado por una infinidad de idas y venidas aunque con escasez de ocasiones importantes en el que fue una mitad para cada conjunto y que se endureció con el transcurso de los minutos y con los nervios a flor de piel.
Por parte del conjunto bávaro, los movimientos de total libertad de Müller y los magníficos gambeteos de Ribéry volvieron loca a la zaga rival. Los aurinegros tuvieron como referentes al ex del Real Madrid Sahin, que fue un todoterreno defendiendo y dirigiendo el ataque y al francés Dembele, pretendido por el FC Barcelona, que con su electricidad y descaro con el balón en los pies puso en apuros al lateral brasileño Rafinha.