Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Audiencia atribuye a Rubén Castro nuevos delitos de agresión a su expareja

Rubén Castrocuatro.com

La Audiencia Provincial de Sevilla ha ampliado los cargos contra el jugador del Real Betis Rubén Castro, a quien la juez de Violencia sobre la Mujer número 3 procesó por cuatro delitos de maltrato y un quinto delito de amenazas leves hacia su exnovia, y le ha atribuido nuevas agresiones contra la víctima como propinarle una patada en el estómago o causarle un hematoma en el ojo izquierdo, que podrían constituir un nuevo delito de maltrato habitual.

La Sección Cuarta de la Audiencia estima parcialmente el recurso presentado por la defensa de la afectada contra el auto de procedimiento abreviado dictado por la juez y ordena a ésta que incluya en el relato de hechos nuevas agresiones cometidas supuestamente por el delantero del Betis, para quien la Fiscalía de Sevilla pide dos años y un mes de cárcel.

La acusación particular que ejerce la exnovia del futbolista recurrió la decisión de la juez de archivar la denuncia interpuesta contra Rubén Castro por los delitos de agresión sexual y maltrato habitual, y ahora la Audiencia Provincial estima parcialmente el recurso aunque únicamente en lo relativo al delito de maltrato habitual, ya que "no existen indicios racionales" del delito de agresión sexual.

La Audiencia también añade como hecho probado que, en día indeterminado de marzo de 2013, la víctima "aparcó su vehículo en las inmediaciones" de un supermercado de Condequinto "a la espera de encontrarse" con el delantero, de manera que, "cuando éste se acercó, le pidió" a la afectada que le enseñase el móvil, pero "como quiera que se negó, Rubén la cogió fuertemente por el cuello".

Asimismo, ordena incluir como hecho probado que el día 1 de mayo la víctima se personó, "sin previo aviso" y acompañada de tres amigas, en el domicilio de Rubén Castro, de manera que, tras acceder al mismo, "se produjo una discusión y un forcejeo entre ambos en el transcurso del cual Rubén propinó" a la denunciante "una patada en el estómago".

En esta línea, la Audiencia señala que, "como dice la juez, la versión que ofrecieron las tres amigas no coincidían, pero no podemos ignorar" que una de ellas "sí vio cómo, además de forcejear, el imputado propinó una patada en el estómago a la denunciante". "Es cierto que las otras dos testigos no vieron tal acción, aunque sí el forcejeo, pero debe tenerse en cuenta" que la testigo que sí lo vio "declaró que cuando dio la patada, ella estaba sola, y que fue después cuando volvió al lugar con las dos amigas".