Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Abelardo entona el mea aculpa en su despedida: "El equipo no transmitía lo que yo quería"

Abelardo Fernández ha explicado este miércoles que deja de entrenar al Sporting de Gijón porque veía que "el equipo no transmitía" lo que él quería en el campo, por lo que ha preferido priorizar los intereses del club asturiano, en lucha por la permanencia en LaLiga Santander, a los suyos propios, confirmando que no cobrará lo que le resta de contrato.
"Para mí es muy duro. Agradezco a todo el Consejo de Administración, pero sobre todo a Javi (Fernández) -presidente-, por el apoyo que me ha dado. Me han aguantado lo que más no se podía como entrenador y lo agradeceré de por vida. Pero la situación es que no me veo que el equipo transmita lo que yo quiero en el campo, no me veo reflejado en él, y es todo culpa mía", dijo Abelardo entre lágrimas en rueda de prensa.
De este modo, el 'Pitu' habló con su presidente para "llegar a un acuerdo" y que se encargara otro técnico del banquillo gijonés que estuviera en condiciones de luchar por la permanencia en Primera División. "Siempre he pensado más en el Sporting que en mí", apuntó.
"Sobre todo he pensado en mi familia, que es la que peor lo ha pasado durante este tiempo. Le doy las gracias a mi hijo y a todos mis jugadores, sin ellos no podría haber estado aquí estos dos años y medio. Gracias a toda la gente que trabaja en el club", añadió.
Para Abelardo, lo "más fácil" hubiese sido cobrar lo que le restaba de contrato -hasta 2020-, pero aseguró que sus "valores como sportinguista" y su "lealtad" a las personas que apostaron por él se lo han impedido. "También lo he hecho en otros equipos, como para no hacerlo en el club que me llamó para arreglar una situación en la que el equipo no estaba bien", indicó.
Además, destacó que no llora "por dejar de ser el entrenador del Sporting", sino por el "cariño" que le tiene a todos los integrantes de la entidad. "Las etapas en el fútbol se acaban. Voy a estar mucho por aquí porque tendré que traer a mi hijo a entrenar. Para mí son una familia y esto no se puede pagar con nada. No verlos día a día y no convivir con ellos hacen que afloren estos sentimientos", recalcó.
Los dos años y medio que ha permanecido en el banquillo asturiano, en las que apenas pudieron fichar, han sido "envidiables respecto ante otras entidades" para el gijonés. "Hemos sufrido todos. Ha sido una presión terrible, pero me ha reforzado muchísimo. Me han hecho mejor entrenador y mejor persona. Se lo debo todo al Sporting", expresó.
"En un futuro me gustaría seguir entrenando y seguir formándome, y aquí estoy para lo que quieran. Ante todo soy sportinguista y le deseo toda la suerte al nuevo entrenador", agregó el exfutbolista.
"CARIÑO ESPECIAL Y RESPETO" A RUBI
Todas las informaciones señalan a Joan Francesc Ferre 'Rubi' como nuevo entrenador del equipo. "Ha sido un acierto del club y lo va a hacer muy bien. Seguro que en mayo celebraré la permanencia tanto o más que la gente del Sporting", subrayó Abelardo.
"Me parece una gran persona. Tiene conceptos futbolísticos muy buenos. Creo que sus equipos han hecho siempre muy buen fútbol. Le tengo un cariño especial y respeto lo gran profesional que es", añadió al respecto.
También tuvo palabras para la afición, señalando que su comportamiento hacia él ha sido "increíble" y que le ha demostrado un "cariño a todos los niveles" siempre que ha jugado en El Molinón. "Sufriré como nos toca a todos los sportinguistas. El fútbol es resultados. En este caso, son los que mandan y asumo la responsabilidad que me toca. Todos tenemos parte de culpa, pero asumir la mía como entrenador es importante", remarcó.
Por otro lado, el técnico explicó que ya se ha despedido de los jugadores y que les ha dado las gracias por su "profesionalidad y entrega" hacía el Sporting y hacía él como técnico. "El mundo del fútbol es así. Ni antes era el mejor entrenador ni ahora soy el peor. Todos los técnicos acaban marchándose de su club por una cosa u otra", manifestó.
Finalmente, subrayó que ahora necesita "descansar" y que su familia también se merece un respiro. "Me toca desconectar un poco de la vida diaria del fútbol, pero seguiré formándome como entrenador", sentenció el asturiano.