Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El campeón regala el título

El Atleti se complica la vida cayendo en casa frente al ArisCuatro
El Atlético pegó ayer un petardazo imprevisto. No entraba en el guión perder contra el Aris de Salónica y provocar que por primera vez en la historia un club griego gane en territorio español. Los de Quique ya no dependen de si mismos y aún ganando en la última jornada, quedarían eliminados si gana el Aris.
Poco tuvo que ver el equipo de anoche con el que ganó la final de la Europa League en mayo. No fue un digno defensor del título. Perder seis puntos con el Aris, por más que lo entrene Héctor Cúper, es un fracaso para los de Quique Sánchez Flores y por ello están más cerca de la eliminación que de continuar en la competición.
Cantada.
La noche empezó muy fea con la cantada de David de Gea en los primeros segundos del partido. El canterano dejó el balón a los pies de Mendrinos quien en el segundo intento remató al larguero y Koke enganchó el rechace y no perdonó y acertó con la red.
Quedaba todo el partido por delante y ni el más pesimista de los colchoneros se figuraba una derrota. Con una actitud funcionarial los jugadores del Atlético se fueron a por el gol en la portería griega como el que atiende detrás de una ventanilla. Hubo un penalti claro a favor del Atleti a los tres minutos por manos de Lazaridis que el árbitro se tragó. No había que lamentarse y ni un fallo arbitral podía impedir un triunfo obligado.
Simao, en un fogonazo propio de su calidad que destila con cuentagotas, disparó al poste y Forlán estaba donde debe estar un cazagoles para certificar el empate a uno. Cumplieron con el primer objetivo sin apenas brillantez, pero con eficacia. Sifakis, el portero del Aris, demostró ser un amigo la primera vez que le exigió Agüero. Y al cuarto de hora el Kun, en una galopada elegante, remontó el gol griego definiendo con su elegancia habitual.
Con el 2-1, los atléticos atacaban sin excesiva convicción, los laterales se incorporaban con criterio, pero no se concluían las jugadas. La superioridad del Atlético era una evidencia y parecía cuestión de tiempo aumentar la ventaja en el marcador...
Más en AS.com