Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Previa) El Real Madrid se enfrenta a lo mejor de la MLS en busca de su primera victoria de la pretemporada

El Real Madrid pondrá fin este miércoles (03.00 de la madrugada del miércoles al jueves horario peninsular) en el Soldier Field de Chicago a su pretemporada midiéndose a un 'All Star' de la Major League Soccer estadounidense encabezado por el brasileño Kaká y el español David Villa y ante el que espera, además de cosechar su primera y casi obligada victoria de la preparación, dejar buenas sensaciones antes de afrontar los primeros títulos de la temporada.
En los tres partidos de la International Champions Cup, el Real Madrid ha dejado dudas sobre su juego y ahora necesita empezar a mejorarlo, ya que en apenas 15 días se juega dos títulos frente al Manchester United inglés y el FC Barcelona.
De momento, los de Zinédine Zidane sólo tienen como resultado 'positivo' el empate en su primer encuentro precisamente ante los 'Diablos Rojos', a los que se medirán el próximo martes en la Supercopa de Europa. Los otros dos partidos, ante el Manchester City y el FC Barcelona, se saldaron con derrotas por 4-1 y 3-2, respectivamente, y una imagen un tanto discreta.
Uno de los grandes fallos de estos partidos ha sido la cantidad de goles encajados -hasta 8-, lo que ha generado dudas sobre el trabajo defensivo, algo que arrastra desde la pasada campaña cuando al equipo le metían prácticamente algún gol en todos los partidos. Pese a estar en los primeros pasos de la temporada, Zidane querrá mejorar estas prestaciones ante un rival que jugará sin complejos y en busca del triunfo.
Además, en ataque, a la espera de que se reincorpore el portugués Cristiano Ronaldo, ni el galés Gareth Bale ni el francés Karim Benzema están ofreciendo soluciones ofensivas al actual campeón de Europa, que trabaja a contrarreloj para estar lo mejor posible ante su primera gran cita.
Tras poner un equipo casi titular contra el FC Barcelona el pasado domingo, se espera que Zidane, por la 'menor' entidad del rival, utilice a los jugadores que menos minutos tuvieron y que sea una buena oportunidad para ver a las nuevas caras jóvenes como Theo Hernández, Dani Ceballos, Marcos Llorente o Jesús Vallejo, en detrimento de los teóricos titulares, además de los jugadores del filial.
Además, el técnico francés recupera al centrocampista alemán Toni Kroos, que volvió el lunes a los entrenamientos tras reponerse de un golpe en el tobillo que le dejó fuera de los dos últimos amistosos. Quien es duda para el choque en Chicago es Gareth Bale, quien se retiró por precaución de la sesión de este martes con molestias en su tobillo.
Frente al Real Madrid, estará un conjunto de los mejores jugadores de la MLS, entre los que destacan el brasileño Kaká, exjugador madridista de 2009 a 2013 que no terminó de cuajar y que ahora brilla en el 'soccer' en las filas de Orlando City, y, sobre todo, el delantero asturiano David Villa. El 'Guaje', que juega en el New York City, es una de las grandes estrellas de la MLS y querrá dejar su sello aprovechando cualquier atisbo de debilidad defensiva blanca.
Juntos a estos dos jugadores, sobresalen en el once titular, elegido por los propios aficionados, el italiano Sebastian Giovinco, exjugador de la Juventus y de Toronto FC, el exjugador del Bayern de Múnich y Manchester United Bastian Schweinsteiger (Chicago Fire), el veterano portero Tim Howard (Colorado Rapids); o el internacional estadounidense Michael Bradley (Toronto FC), reciente 'Balón de Oro' de la Copa Oro. Todos ellos dirigidos por Veljko Paunovic, exjugador del Atlético de Madrid, entre otros.
El principal problema que puede ayudar al conjunto madridista a marcharse de los Estados Unidos con una sonrisa es la falta de unidad de este combinado por provenir de distintos equipos y no tener la costumbre de jugar juntos, aunque el cariz festivo del encuentro y las rotaciones madridistas lo pueden igualar todo.