Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La carta de un aficionado al Atleti: "Vi niños con la camiseta llorando de miedo"

Atletico de Madridcuatro.com

Un aficionado del Atlético de Madrid, ha enviado una carta al club, después del partido contra el Benfica, en el que asegura que las medidas de seguridad del equipo colchonero no fueron las deseadas. Según cuenta este rojiblanco, socio del club, habituado a ir al Vicente Calderón, los responsables de seguridad fueron demasiado intolerantes con la afición colchonera y demasiado permisivos con los portugueses. Una de las bengalas lanzadas acabó dando a un niño que veía el fútbol con su padre.

La carta del aficionado (y socio) al Atlético de Madrid, íntegra:
Estimado Club Atlético de Madrid
"Me llamo ... y mi número de abono es el ... (permitir que estos datos no los haga públicos) y mi ubicación en el campo es la grada de fondo norte, en donde llevo muchos años compartiendo alegrías y tristezas con muchos otros aficionados, personas a las que abrazo como si fueran hermanos y puede que ni siquiera sepa como se apellidan, pero para mí son parte de mi familia, personas con las que he viajado para animar al Atleti, con las que he compartido nacimientos y fallecimientos, en definitiva, con gente que ama este club hasta lo más profundo de su alma.
Ayer, 30 de Septiembre de 2015 me volví a sentir como un delincuente en potencia al entrar al campo, teniendo que desplegando mi bandera y mi bufanda delante de un miembro de seguridad del estadio por si pudiera ser ofensiva, abriendo mi mochila de par en par para demostrar que mis únicas armas eran un sándwich y una cazadora vaquera, siendo cacheado para evitar que pasara objetos que pudieran lastimar a alguien. Soy testigo, partido tras partido, de este proceso que nos afecta a todos desde niños de dos años hasta a abuelos de 80 con bastón. A mí, en concreto, por llevar el pelo corto debido a la maldición de ser calvo, cosa que he heredado de mi padre al igual que el ORGULLO DE SER ATLETICO, tengo que soportar que los miembros de seguridad del estadio casi me hagan una rectoscopia de control.
Pues bien, según parece esto no funciona para todos, porque ayer los seguidores del Benfica pudieron pasar de todo al campo. Entiendo que es imposible controlar las monedas, mecheros, tornillos y pequeñas piedras que nos arrojaron (es indignante que a mí me obliguen a sacarme el móvil para demostrar que es un móvil pero que los objetos indicados arriba se puedan pasar sin ningún problema), pero se escapa de mi entendimiento que pasaran latas de cerveza que también arrojaron al campo, mientras que a nosotros nos quitan siempre los tapones de las botellas y, por supuesto, es inadmisible que pasaran, no una ni dos sino múltiples bengalas que impactaron no solo en el terreno de juego, sino también en la grada de fondo norte, impactaron sobre “mis hermanos de pasión” esa gente que comentaba al principio de esta carta.
A todo esto tenemos que añadir que nos escupieron, orinaron y arrojaron todo tipo de líquidos sobre nosotros, esto último gracias a la NULA actuación por parte de los miembros de seguridad del estadio (y también del Estado pero sobre estos últimos no diré nada ya que se escapan del control del club).
No tengo ni la menor idea de a quién se le ocurrió la “brillante idea” de volver a poner a toda la afición visitante junta en la parte alta del estadio, justo encima de VUESTRA AFICION, en lugar de ocupando la zona alta y baja como antes, dejando unas butacas de separación y poniendo seguridad en medio, pero es para plantearse el despido inmediato. La ridícula maya que se ha puesto, es evidente que no vale de nada, primero porque es muy baja y, como se demostró ayer, los objetos pasan fácilmente por encima, segundo porque al ser maya los objetas pequeños pasan por ella y tercero porque la afición rival se engancha a ella viendo como la estructura cede y existiendo una alta posibilidad de que se caigan encima de VUESTRA AFICION.
Si el club persiste en esta estúpida idea, por lo menos colocar una estructura de metacrilato los suficientemente alta y bien anclada como para evitar incidentes y para PROTEGER A VUESTROS AFICIONADOS.
Ayer fui testigo de niños vestidos con la camiseta del Atleti llorando por miedo y todo por culpa de unos miembros de seguridad del estadio que NO HICIERON NADA, o mejor dicho, que no hicieron nada para protegernos a todos, porque revisar bufandas y quitar tapones de botella lo hacen de manera inmejorable, pero controlar objetos de mayor volumen LO HACEN DE MANERA LAMENTABLE.
Ayer me sentí desprotegido por el club, permitieron que la afición rival nos humillara y al final, sacó al equipo de su concentración. Permitió que el fondo norte estuviera más preocupado de mirar hacia arriba que de mirar al campo y animar. Señores del Club Atlético de Madrid, ayer me dio vergüenza la falta de reacción por parte de todos ustedes.
Espero que esta carta sirva para que hagan algo, para que se “pongan las pilas” y protejan a sus seguidores en lugar de hacerlos sentir unos delincuentes."