Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Wenger despista con Cesc

Es duda para medirse al club que lo crió y al técnico que admira: Guardiola
No puede faltar a la cita. Sin él, el morbo sería menor y la intensidad del Arsenal podría bajar un par de grados, aunque ya goleó en octavos al Oporto (5-0) con el medio en la camilla. Cesc Fàbregas (seis partidos, tres goles y dos asistencias en 516 minutos) tiene más posibilidades de ver el encuentro en la tribuna con su padre Francesc (llegará hoy a Londres) que de cambiarse para jugar. ¡Qué cosas! Tanto tiempo esperando el enfrentamiento y un golpe en la rodilla sufrido el sábado ante el Birmingham (1-1) puede dejarlo fuera de combate. Veremos. En el hotel del Barça dudan de que no participe, aunque Wenger, el instructor francés, parecía tenerlo claro y pinta de mentirosillo no tiene, la verdad.
Pase lo que pase, Guardiola no cambiará su idea. Se teme lo peor (no por el resultado, pero sí por la presión), por lo que tratará de que sus hombres salgan a morder, a comerse la hierba y a conseguir un gol que les medio abra las puertas de las semifinales. Puyol podría estar en el lateral zurdo, entrando Piqué (ya recuperado) en el eje de la zaga junto con Milito. Xavi volvería a comandar la nave y buscará a Messi, que pugnará con el francés Clichy por ver quién se hace amo de aquella banda.
Más en As.com