Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡Vergonzoso! La jugada más sucia del kick boxing acaba con el público dando una paliza a uno de los luchadores

¡Vergonzoso! La jugada más sucia del kick boxing acaba con el público dando una paliza a uno de los luchadorescuatro.com

Un popular torneo de kick boxing celebrado este fin de semana en París fue testigo de uno de los actos más lamentables que se recuerdan en el deporte. Durante un combate, con uno de los luchadores ya rendido, su rival le noqueó violentamente a traición. Un gesto inhumano que indignó profundamente al público, provocando que algunas personas subieran al ring para tomarse la justicia por su mano y dar una paliza al agresor.

El incidente ocurrió durante el Glory 42, una reconocida competición de kick boxing que en su velada de este fin de semana en París ha vivido uno de los episodios más violentos y antideportivos que se recuerdan en mucho tiempo.
Combatían el holandés Murthel Groenhart y el armenio Harut Grigorian, cuando, durante la disputa del segundo round, un golpe de Grigorian al borde del reglamento desató la ira del público, que le reprochó la acción. Tras recibir un fuerte impacto en la cara, Groenhart se encontraba de espaldas cuando su rival decidió terminar la pelea por la vía rápida, golpeándolo a traición.

"DEFEND YOURSELF AT ALL TIMES!" 😱

Una publicación compartida de espn (@espn) el 10 de Jun de 2017 a la(s) 2:12 PDT

El KO fue absoluto. Groenhart quedó tendido en el suelo, inconsciente. El público desató su ira contra el luchador armenio, hasta llegar al punto en el que varias personas asaltaron el ring para darle una auténtica paliza. Fue necesaria la intervención de varios miembros de seguiridad para disipar el incidente.
Tras el combate, Grigorian condenó la respuesta de estos aficionados. "Me encontraba en el rincón y vi a esos hombres aproximarse a mí. Yo les dije'vamos, muchachos, esto es un deporte. Estas cosas pasan", explicó. "Algunas personas se ponen demasiado emocionales, sin pensar que hay niños viéndolo desde sus casas. No se puede invadir el ring de esa manera".