Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ventaja atlética para el Calderón

Fernandes y López, goleadores accidentales. Forlán y Villa, sólo su tanto. Chispazos de Silva y Kun. Lucen De Gea y Domínguez. Desastre defensivo che
Se esperaba otra cosa, pero el partido mereció la pena. Se esperaban otros protagonistas, pero los que aparecieron colocaron la eliminatoria en una interesante tesitura. Se esperaba más brío, pero hubo electricidad de sobra. Se esperaba un Valencia-Atlético y lo hubo, distinto a los anteriores pero fiel a su particular historia. Por eso hubo goles, intercambio de golpes y todo quedó pendiente de la vuelta, con ventaja rojiblanca que pudo ser mayor pero que se encontró con el espíritu indómito que el Valencia ya mostró contra el Werder, creciéndose al verse por debajo en el marcador. Los de Quique siguen sin ganar en esta Europa League, pero ni falta que les hace para ser favoritos de cara al próximo jueves, en el que las quinielas pueden saltar por el aire en un minuto. Estos duelos son así, en España, en Europa y, si un día juegan, en la Intercontinental.
Todo apuntaba a una salida en tromba, incluso una doble en plan locura absoluta por el potencial de ambas delanteras, pero los técnicos tiraron de las bridas y frenaron el ímpetu de sus ofensivas sabedores de que cualquier exceso tenía mucha pinta de ser castigado con una contra letal, como se vio más tarde en el 0-1. Pero con tanta pólvora en el césped cualquier chispazo prendía y hubo ocasiones de sobra siendo el Valencia el vencedor a los puntos por cantidad y el Atlético, por calidad. Los ches echaron mano del juego rápido y combinativo de sus bajitos, pero a Pablo y Mata les faltó puntería y a Villa, ocasiones.
César tenía menos trabajo, pero las más claras le rondaron a él. Primero Simao estrelló en el palo su disparo (12') y, al borde del descanso, Jurado se plantó ante el meta y sólo un milagro evitó que la pelota traspasase la línea de gol en lugar de pasearse burlona sobre ella. Empate a cero al descanso impropio de las delanteras que se citaron, pero es que Forlán no estuvo y el Kun sólo tuvo un chispazo, genial y bordeando el penalti, pero sólo uno. En el otro lado, Domínguez se elevó por encima del ataque valencianista y su tándem juvenil con De Gea fue de lo mejor de la noche.
A Quique, acertado como siempre, le funcionaba el guión y no lo cambió y Emery tampoco tocó nada, por lo que todo arrancó en la segunda mitad como en la primera, es decir, con una ocasión desperdiciada por Pablo, que fue el que más tuvo y el que más falló.
Horror defensivo.
El Atlético empezaba a sentirse cómodo defendiendo, bien asentado sobre De Gea. Esperaba agazapado su momento y le llegó en un córner a favor del Valencia que, incomprensiblemente a este nivel, terminó en una contra para los rojiblancos que Forlán convirtió en el 0-1. Desastroso trabajo defensivo del Valencia que sí tuvo arrestos para irse arriba y empatar merced a Fernandes, desaparecido hasta ese momento. Mestalla creyó en la remontada, pero otro horror defensivo de los suyos, esta vez en un córner en contra, terminó en el 1-2, igualado luego por un Villa del que se esperaba más. Los ches buscaron ya la heroica (la había tenido Bruno antes pero golpeó al larguero) pero nada cambió en esa última bocanada y todo quedó pendiente de una nueva batalla en el Calderón.
El detalle: primer empate ante un español
Con el 2-2 de anoche, el Valencia sumó su primera igualada en competición europea en su estadio ante un rival español. Hasta ayer sumaba cuatro victorias. También el Atlético rompió su racha en esta situación, pues había perdido sus cuatro salidas europeas contra españoles.