Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Valencia pudo golear pero se les puso todo en contra

El colegiado Atkinson se inventó el penalti del gol alemán
Si el Valencia levanta esta Europa League deberían darle dos trofeos, porque se le están multiplicando los enemigos y le está tocando luchar contra los rivales, los árbitros y un mal fario tremendo. Ya le pasó en la ida ante el Brujas y anoche repitió el guión ante un Werder Bremen al que pudo golear y con el que sólo empató porque el árbitro se inventó un penalti para regalar el 0-1 y, luego, expulsó a Banega en una acción que vio el asistente. Todo en contra para los de Emery, que encima se toparon con los palos y un meta rival sensacional, pues aún con diez si no hubiera sido por Wiese, los ches hubieran ganado un envite en el que se dejaron el alma, multiplicándose ante la adversidad, la injusticia y las lesiones (Villa y Alexis).
Los habituales minutos de tanteo no lo fueron en Mestalla. Arrancó la noche sin concesiones y a los cuatro minutos Villa acarició el gol, pero el cuadro alemán no se arrugó y, en menos de un minuto, Özil contestó. Tras los dos sustos, ambos bajaron un poco el pistón apercibidos de que cualquier despiste les podía costar caro. Y el error llegó, pero de un tercero: el colegiado. El inglés Atkinson destrozó el partido inventándose un penalti de los que no se atrevería a pitar en casa de un club respetado por la UEFA. Tras el arbitraje en Brujas, lo de anoche fue una muestra más para preocuparse respecto al peso que tiene la entidad che en los pasillos continentales.
Más en As.com