Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Usain Bolt no es de este planeta

El jamaicano voló ayer en la pista del Estadio Olímpico de Berlín y a parte de ganar la medalla de oro, pulverizó el récord de los 100 metros lisos.
Si existe un ser humano que pueda hacer lo que hace Usain Bolt en 100 metros lisos, ese ser, como mínimo, desconocido o se encuentra dando sus primeros pasos en una jungla perdida del Caribe. Entonces, lo que hace Bolt es sobrehumano. El mejor tiempo del Ben Johnson más dopado, en 1988, en Seúl fue 9.79. Un Johnson cibernético, como indestructible. Tyson Gay, un sensacional, sedoso velocista, batió ayer en Berlín el récord de Estados Unidos: 9.71. Hubiera puesto en ridículo a Ben Johnson y, por supuesto, a Carl Lewis.
Si Bolt no estaba al máximo, ¿dónde está su límite, qué razones ampararon esta hazaña bestial? El reino de Bolt es la recta de 100 metros. Pero la curva de 200 metros del Olympiastadion ya surge en el horizonte. Y Bolt promete "grandes cosas" en esa curva...
Más información en As.com