Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los Thunder de Ibaka toman Dallas, y Yao Ming se opera

Paliza de Sacramento a Denver.
Con partidos sólo en Dallas y Sacramento, la NBA manejó otros comadreos: como la operación de Yao Ming en Houston en el pie izquierdo, en intento desesperado de salvar su carrera. "Por supuesto que Yao quiere seguir jugando. Al final del día, ¿qué otra cosa es lo que sabe hacer?", dijo un portavoz de los Houston Rockets sobre Yao, que, si vuelve a jugar será A) no antes de la próxima temporada y B) probablemente sería fuera de los Rockets, que andan como locos mercadeando su contrato por la Liga. En esta temporada, la última que tiene firmada con Houston, Yao (30 años) recibe un sueldo oficial de 17,7 millones de dólares. "Le costaría mucho jugar en un sitio que no fuese Shanghai o Houston", anuncian esas mismas fuentes de los Rockets.
Otros comadreos se referían a Lamar Odom y al nuevo 'reality show' que va a poner en marcha en el canal 'E', junto a su señora, Khloe Kardashian, con imágenes de la misma intimidad de los Lakers. Phil Jackson ha dado permiso a Lamar, pero intenta desesperadamente acotar varias zonas nobles del vestuario de los Lakers ante la marea televisiva: Phil no quiere cámaras en los cuartos de los 'trainers' y técnicos, las duchas, los lavabos... mientras Odom se duele del tremendo golpe que se llevó en Phoenix, en el codo izquierdo, y es duda razonable para jugar hoy con los Hornets, en L. A. "Ya me he visto así varias veces, estas cosas pasan en este territorio", opina Lamar, que parece escuchar bien a Kobe Bryant. Palabra clave, 'territory'. Por cierto, Bryant sólo necesita anotar hoy 16 puntos a los Hornets para superar a Oscar Robertson como noveno anotador de todos los tiempos en la NBA. Puede hacerlo como anotador. Como jugador, 'Big O' fue algo grande, muy grande.
Y los partidos: Oklahoma City Thunder obtuvo una victoria de prestigio en Dallas: 95-99 . Ayudó que los Mavericks sigan sin Nowitzki (que ya calienta motores) y, por supuesto, sin Caron Butler, hasta 2011-12. 28 puntos de Kevin Durant lanzaron a los Thunder, que mantuvieron el ritmo gracias a Jeff Green (16 puntos, nueve rebotes), Serge Ibaka (13 y ocho en 24:33, con 6/6 en tiros) y Russell Westbrook: 15 puntos nueve asistencias. Oklahoma tiró bien (39/83, 47%) y su defensa forzó 14 pérdidas de balón a Dallas. 25 puntos de Shawn Marion y 19 de Jason Terry no salvaron a los Mavs, donde Chandler (14 puntos y 18 rebotes) se vio demasiado solo en el juego interior, con sólo siete puntitos para Brendan Haywood. Muy poco ante los Thunder, que perdían por 55-51 en el descanso, pero abrieron el tercer cuarto con 4-11. Cinco puntos de Durant lideraron la carga final de Oklahoma. La brecha definitiva fue el 78-89 del minuto 43. "Pudimos liquidar a este equipo en la primera parte, no lo hicimos y pagamos por ello", se resignó Marion, cuyos 25 puntos son su plusmarca del año.
También se resignaron los Denver Nuggets, aplastados en Sacramento por los Kings: 122-102 . Con el triunfo, los Kings dejaron de ser el peor equipo de la NBA. Ese honor pasa ahora a los Cleveland Cavaliers (8-27), aunque los Kings (8-25) sigan siendo los peores al Oeste del Edén. Bueno, pues los peores del Oeste avergonzaron a los Nuggets. Sacramento ya vencía por 69-55 en el descanso y destrozó el partido con 11-0 de salida en el último cuarto. El resto fue maquillaje de cifras: 27 puntos, 12 asistencias y cinco rebotes para Tyreke Evans, 20 puntos para Cousins y seis 'kings' en 13 o más puntos. La defensa de Denver avergonzó a George Karl y pemitió a los Kings tirar casi con 57% de aciertos: 44-78. Además, Denver regaló 22 balones, de modo que los 26 puntos de Anthony, los 17 de Nené o los 16 de Billups fueron poco más que gotas de agua en el océano de la paliza de Sacramento, la capital del Estado de California.