Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡Terrible! Con 13 años se fractura el cuello tras una brutal caída en un combate

¡Terrible! Con 13 años se fractura el cuello tras una brutal caída en un combatecuatro.com

Joshua Hahm, una joven promesa del Jiu-Jitsu de solo 13 años que compite en Brasil, ha sufrido un gravísimo accidente en pleno combate. El luchador se fracturó el cuello tras recibir una brutal maniobra de su contrincante que le ha hecho perder la sensibilidad en varias partes de su cuerpo. Según ha informado su padre, poco a poco se está recuperando.

Brasil se encuentra conmocionada tras la terrible lesión que ha sufrido Joshua Hahm, un joven talento del arte marcial del Jiu-Jitsu que estos días ha sufrido un brutal accidente en medio de un combate en Estados Unidos durante el torneo ‘Fight To Win Pro’.
Joshua, que tenía en un primer momento el control de la pelea, fue superado por su rival, que se logró liberarse del bloqueo, ponerse de pie y ponerle bocabajo. Sin ver que la posición de sin reparar en que la posición de su cuello era excesivamente delicada, el contrincante le tiró una llave hacia abajo y le fracturó el cuello por completo. Quedó tendido sobre el suelo, inmóvil.
La joven promesa del Jiu-Jitsu brasileño, país cuna de las artes marciales, tuvo que ser trasladado de urgencia, donde siguen tratándole después de que perdiera la sensibilidad en muchas de las partes de su cuerpo. En un primer momento se temió lo peor, pero conforme transcurrieron las horas y le fueron realizadas las primeras pruebas, su situación fue mejorando.
Su padre, Thomas Hahm, quiso agradecer en su cuenta de Facebook el gran apoyo recibido por parte de todos sus seguidores, así como les pidió que le tuvieran presente en sus oraciones. “Aún no puede sentir nada. Por favor, rezad por él para que sus sentidos vuelvan pronto”, escribió.
Horas más tarde, afortunadamente su estado había mejorado considerablemente. “Ha recuperado parte de su sensibilidad a lo largo de la noche”, informaba de nuevo su padre. “Ahora, los neurocirujanos le siguen sometiendo a pruebas para determinar los daños musculares que tiene en el cuello fruto del golpe”.