Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sólo 500 aficionados rojiblancos viajan a Oporto para arropar a su equipo

El mal juego y los pobres resultados le están pasando factura al Atlético a la hora de verse arropado en los desplazamientos. A Oporto irán seguidores rojiblancos, pero muchos menos de los que todos pensaban. A Valencia, un viaje siempre multitudinario, no fue casi nadie de Madrid.
El Atlético no estará solo mañana en el estadio Do Dragao. El conjunto de Abel jugará arropado por unos 500 aficionados rojiblancos, deseosos de ver la primera victoria del Atlético en esta Champions. La cercanía con la ciudad portuguesa y la posibilidad de que el conjunto del Manzanares se tome la revancha de lo sucedido en la campaña pasada hacía pensar que los aficionados del Atlético acudirían en mayor número a Oporto. Pero la crisis están pasando factura a la entidad madrileña.
La primera, la suya, la propia, crisis de resultados y de juego. La afición se ha mostrado fiel a la hora de renovar sus abonos, ya que ahora tiene más de 48.000, prácticamente los mismos que la campaña pasada. Pero ya no lo está siendo tanto a la hora de acompañar al equipo. El pasado sábado, sin ir más lejos, la Agrupación de Peñas del club había organizado un viaje a Valencia, pero tuvo que suspenderlo debido a que se habían apuntado cinco personas para el desplazamiento a la ciudad valenciana. Y la Agrupación no iba a poner un autobús únicamente para tan pocos aficionados. El precio era de 60 euros, con desplazamiento, entrada, comida y bebida incluida. Al final el Atlético estuvo arropado por unos 400 hinchas en Mestalla, casi todos de las peñas del litoral valenciano. En otros años el Atlético había movilizado más de un millar de aficionados, con paella incluida antes del encuentro.