Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Simao se va dando el triunfo al Atleti

Marcar y mantener la puerta a cero. Ese es el escenario ideal en cualquier partido de ida y el Atlético lo consiguió anoche. No viajará sobrado a Barcelona a jugar la vuelta el día de Reyes, pero irá con indudable ventaja.
En el primer asalto de anoche fue mejor que el Espanyol y ahora deberá rematar la faena en el difícil Cornellà. Simao se despidió del Atlético dando un triunfo en el primer asalto. El portugués fue despedido con una gran ovación por los servicios prestados. Los colchoneros son muy agradecidos y sentidos.
Sin puntería.El Kun Agüero volvió a dar una exhibición. Mereció marcar, pero ayer no era su noche de cara al gol. No se pareció en nada al partido liguero. Aunque el Atlético llevó el peso del ataque, tampoco desplegó una ofensiva alocada. Nadó y guardó la ropa. El Espanyol no jugó con su mordiente habitual y estuvo demasiado timorato hasta para tirar contragolpes.
La temprana lesión de Forlán cambió los planes de Quique. Diego Costa sustituyó al uruguayo. No cambió el dibujo, pero sí disminuyó la pegada colchonera. En ese escenario, el Atlético se encomendó de nuevo a Agüero. El argentino pudo hacer varios goles, entre él y Reyes se crearon las ocasiones. Pero remató desviado en las cuatro ocasiones que tuvo en la primera mitad.
Reyes dio un susto importante al Espanyol con una falta que botó buscando el remate y casi sorprende a Cristian Álvarez que rectificó bien su error al medir en la salida. Un penalti muy dudoso por mano de Amat (pareció que el balón le dio fuera del área) supuso el único gol del Atlético.Simao le pidió lanzar a Agüero y el portugués se despidió del Vicente Calderón con los pocos valientes que anoche desafiaron a la lluvia coreando su nombre.

El Espanyol apenas inquietaba al Atlético, pero disfrutó de la ocasión más clara de la primera mitad cuando Osvaldo, gran delantero, se plantó ante De Gea y el meta canterano del Atlético respondió con una buena parada a su remate.
Kun volvió a disfrutar de otra ocasión y remató desviado. Y el Atlético se fue al descanso con uno menos porque Reyes se calentó por un pelotazo que le tiró Dátolo al que respondió con un amago de cabezazo y Fernández Borbalán le mostró tarjeta roja directa. El Atlético se quedó con diez en el minuto 40. Quedaba toda la segunda parte.
El Espanyol salió tras el descanso a aprovechar su superioridad. El Atlético le echaba coraje y tenía al Kun como un islote que la podía liar en cualquier lance y reclamó un penalti en el minuto 51 tras una jugadita apasionante de las suyas.
Más en AS.com