Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Sevilla sufre pero se clasifica

Estallaron los tímpanos cuando Aleksei Nicolaev, ese afable árbitro ruso, señaló el final. El Sevilla estará en dieceseisavos de la Europa League y los guardianes de Nervión lo celebraron a lo grande. Porque lo defendieron a lo grande. Disgustados con un equipo que no le da lo que pide, anoche se dejaron la garganta porque su equipo se dejó la piel. Por eso, y porque hizo algunas cosas mejor que otros días, pasó. Especialmente tener una estabilidad mental que le permitió superar mil obstáculos que le puso el partido. El primero, el gol del japonesito Kagawa en el minuto tres. En la situación de debilidad extrema que estaba el Sevilla, un gol del Dortmund, que además había llegado como ogro, con unos números históricos, debía anunciar una catástrofe. Sin embargo el Sevilla, un flan en la Liga y un león en eliminatorias a partido único, se repuso a la adversidad y jugó una primera parte primorosa, en la que rascó hasta que descubrió las debilidades del Borussia, un equipo rápido y de un talento innegable pero con un déficit de experiencia gravísimo. Eso en Europa se paga.
Así que después de comprobar que los de Klopp no defendían con autoridad en su área el Sevilla empezó a bombear balones. Romaric y Kanouté remataron con comodidad dentro del área. Dos goles que hicieron temblar el Sánchez Pizjuán, necesitado como estaba de alegrías. El partido sirvió para rehabilitar a Romaric a la espera de que vuelva a las andadas. Kanouté jugó 40 minutos para levantarle un monumento pero de pronto hizo crack. Exigido por Manzano, que no le da descanso desde que se lesionó Luis Fabiano, cayó en combate y se fue como un héroe.
Al Sevilla le faltaba por levantarse del último palo. Otra vez un gol nada más empezar la segunda parte, un descuido imperdonable que le dejó en el alambre. Manzano cerró la defensa con Cáceres y adelantó a Konko. Buen movimiento
Lo bueno del fútbol es que no está escrito. Las apuestas liquidaban al Sevilla antes del partido y por enterrrado después del 0-1. Sucedió lo que nadie esperaba, la reacción de raza de un equipo que conserva la memoria del campeón. Sevilla se felicita por ello.
Manzano: "El equipo ha sabido sufrir"
"Era un rival muy difícil por los números que presentaba en la Liga alemana y que todos conocen. Decían que era el segundo mejor equipo de Europa detrás del Barcelona y eso le da a nuestro pase una dimensión alta. El partido no ha sido cómodo, quizá con el gol encajado podían entrar ansiedad y nervios como nos viene ocurriendo últimamente. El Sevilla ha tenido fases de buen juego para darle la vuelta al marcador. Y luego hemos sabido sufrir".
Klopp:"Kanouté fue el mejor"
"Para mí Kanouté ha sido el mejor jugador sobre el campo hasta que se ha lesionado, pero es cierto que tuvimos muy mala suerte en su gol porque el despeje del defensa cayó en sus botas. Estoy decepcionado porque el resultado nos deja fuera y eso me hace sentir mal. Creo que en momentos nos ha faltado fortuna pero también hemos tenido que jugar mejor. Es culpa nuestra, hemos sido responsables de los goles encajados".