Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Santiago Bernabéu se llenará de estrellas para su gran trofeo frente al Rosenborg

El adiós a Michel y la vuelta de Ruud y Diarra serán la guinda
Marta Domínguez hará el saque de honor por madridista y por campeona del mundo. Michel Salgado dirá adiós. Vuelven Diarra y Van Nistelrooy. Presentarán a Xabi Alonso, Arbeloa, Garay y Granero. Y hay partido: todas las estrellas del nuevo Madrid frente al Rosenborg. ¡Menudo trofeo Santiago Bernabéu y menuda noche de emociones madridistas! Es, además, el último ensayo del equipo antes del arranque oficial de la temporada, que acabará a lo grande en el mismo estadio con la final de la Champions. El Madrid y otro es el reto, el sueño de la Décima.
Una noche única con un invitado pinturero, el Rosenborg, que es como otro homenaje, éste a Casillas. Recordarán que su primera aparición blanca fue en el campo de este equipo noruego. Una euro-eliminatoria en la que lesionado Illgner y tocado Santi Cañizares (que acabó jugando) fueron a buscarle al colegio, se cambió de ropa, viajó y le gustó tanto que a los cuatro días se quedó y sigue. Se presenta el Madrid ante su gente con el gancho de la extraordinaria exhibición de remate en Dortmund. El estadio lucirá sus mejores galas con un llenazo espectacular. En ilusión, al Madrid no le gana nadie. El partido iba a ser mañana con el Milán, pero lo frustró el calendario. Mañana juega el Atlético en Madrid la vuelta de la Champions con el Panathinaikos y la UEFA ordenó que no se disputaran dos partidos así en la misma ciudad, el mismo día. Los italianos dijeron que sólo podían jugar el martes 25, pero Platini se negó. El Madrid no dijo ni mú, lo que extrañó a los uefos, por cierto. Tras esta negativa, y puesto que el Calcio programó un Milán-Inter para el próximo sábado (segunda jornada, allí son así de originales), los de Berlusconi pidieron que lo dejáramos para otra ocasión, que Madrid y derbi en tres días era demasiado para su cuerpo a estas alturas.