Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rosell tiene atado a Neymar y en cartera a Ganso

Sandro Rosell sabe donde reforzar el equipo y no pierde detalle del excelente mercado brasileño. Dos de sus piezas más codiciadas habrían entrado en las redes azulgrana, después de silenciosas gestiones que estarían cerca de dar sus frutos. El escurridizo Neymar estaría atado, mientras que por Ganso, el espectacular centrocampista, cerebro del equipo campeón de la Copa de Brasil, las intenciones no son otras que en el futuro hacer efectiva la opción preferencial que consiguieron los azulgrana hace unos meses.
Ambos futbolistas hace tiempo que coleccionan propuestas, llegando a recibirlas por parte del Madrid, Milán, Chelsea o Manchester City. Fueron estos últimos los que llegaron a un acuerdo con el Santos por Neymar, que se negó a irse a Inglaterra tras haber mantenido contactos serios con el Barça. Así, el club brasileño cerró el pago de una cantidad por el jugador, momento que aprovecharon los ejecutivos azulgrana para quedarse con una preferencia por Ganso. Por éste, el Milán andó loco hace unos meses, ofreciendo unas cantidades muy interesantes, aunque parece que el Barça puede salir ganar de la partida.
Gusta un Juvenil del Villarreal
El Barcelona no sólo se preocupa por lo que suceda en el primer equipo. Con la intención de mejorar sus equipos inferiores, los catalanes tienen en cartera a un delantero (juvenil de último año) del Villarreal. Se llama Guille Andrés y se da la circunstancia de que el punta consiguió anotar seis goles en los últimos 135 minutos que disputó. Pese a que los castellonenses están encantados con su rendimiento, saben que clubes ingleses (Aston Villa) y holandeses (PSV) lo están siguiendo de cerca para hacerse con su sensacional olfato goleador.