Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Resucita Benzema

Fue la noche de Benzema, la que sus infatigables defensores (nuestro francés de cabecera, Frédéric Hermel es el primero de ellos) estaban pidiendo y esperando con fe. Tres goles, muy distintos. Uno con la cabeza, uno con la izquierda, uno con la derecha. Tres goles en la Champions para espantar su abulia, cargarle de fe y hacerle sentir al Madrid que quizá no se haya equivocado, que aquellos 35 millones no están perdidos, que acaso no haya que buscar comprador para el verano, que Llorente, Dzeko o cualquier otro podrán esperar. Y que mientras Higuaín se opera o no se opera, el puesto está cubierto.
Quizá fuera eso lo que necesitaba: la seguridad de no tener competencia. Hay jugadores que la soportan bien (Higuaín es uno de ellos) y otros que la soportan mal (Benzema, por ejemplo). Su mismo comienzo del partido fue aún raro: reaccionó a su primer gol, raro cabezazo, casi como si hubiera marcado en propia meta. En los otros fue más expresivo, dentro de lo que cabe esperarse en él. Y fueron dos golazos. El segundo, perfecto pase de Lass, control magnífico y zurdazo cruzado, impecable. El tercero, trabajado íntegramente por él, con balón robado al portero y vaselina precisa, casi sin ángulo.
Fue el hombre de la noche, pero hubo otros. Cristiano, por ejemplo, que a medio gas y todo marcó su gol, el número 23 de la temporada. Lass, que empequeñeció definitivamente a Khedira. Dudek, muy bien hasta la desgracia de lesionarse, lo que dio paso al correcto Adán. Y Sarabia, que gustó en el cuarto de hora que le ofrecieron. A todo esto, el Auxerre fue muy flojo y encima le birlaron un penalti con el 0-0, según la inveterada costumbre de los árbitros de Champions de barrer para casa. En fin, que de todo junto salió una goleada y un balón firmado para el salón de Benzema. Y ahora, a los octavos.
Ayer fue la gran noche de dos futbolistas que, mucho antes que la nacionalidad, comparten personalidades complejas e imprevisibles: Benzema y Lass. Uno marcó tres goles de mérito creciente y el otro sostuvo el juego y el entusiasmo del equipo haciendo gala de un liderazgo que cuesta recordar en un centrocampista del Real Madrid. Si se exhibieron ante un rival francés no fue para zanjar ninguna cuenta pendiente, estoy convencido, sería demasiado predecible; fue por pura coincidencia o por conjunción astral, o quizá, más fácil, porque ellos quisieron y el enemigo ayudó.
Volveremos luego sobre esa peculiar pareja. Antes hay que reseñar la desgracia de Dudek, cuyo maxilar quedó maltrecho tras un choque fortuito con Contout. El polaco debió abandonar el campo en el minuto 45 y si el lamento es casi un aullido de lobo se debe a que estaba completando su mejor actuación en los once partidos que ha jugado con el Madrid en cuatro años. Los rayos X descubrieron luego una fractura, pero su dolencia ya estaba catalogada antes: mala suerte común. Al menos, y puestos a buscar un consuelo, Dudek se quita la etiqueta de gafe, pues es bien sabido que la pistola de los gafes siempre se dispara en pie ajeno, nunca en el propio.
Más en AS.com