Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Real Madrid le mete una manita al Borussia Dortmund

KakáCUATRO
Robben se hincha en 45 minutos. Marcó un golazo y participó en otros dos. El primero, entre Xabi Alonso, Kaká y Granero, fue una maravilla.
El madridismo necesitaba una noche así. El pueblo, el equipo, Pellegrini... Y Robben, claro. Una noche grande y, encima, en Alemania, lugar siempre complicado para los blancos. Una noche para soñar: eso fue la de ayer. Porque como el juego no puede ser ahora el que se espera sea dentro de un par de meses, y esto es puro cajón, el festival fue de remate: y el que tiene eso, tiene una mina. Cinco goles, un balonazo de Cristiano al larguero. ¡Ay, madre el Madrid con espacios!
Todo empezó muy pronto, a los dos minutos, con un fabuloso gol de Granero: Kaká recibió de Xabi de espaldas a la portería y se inventó un taconazo que dejó al Pirata delante del meta. Disparo raso, ajustadito, un golazo digno de un centenario aunque te lo metan a tí. Eso debieron pensar los alemanes. Fue tan perfecto que nos acomodamos para ver un festival madridista, pero hubo que esperar. El resto del primer tiempo fue más espeso que fluido en un Madrid extraño pues Arbeola sufrió una sobrecarga por la mañana, lo que animó al técnico a situar a Lass de 2 y a Pepe de pareja de Xabi. Granero salió por Raúl en un Madrid con más centrocampistas.