Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡El torneo más vergonzoso! Asesinos o violadores logran la libertad si ganan una brutal pelea en prisión en Tailandia

'Prison Fight', el torneo de muay thai que otorga la libertad a los criminales de Tailandiacuatro.com

Luchar por la libertad sin llegar a cumplir su condena. Esa es la motivación de los presos de la cárcel tailandesa de Ayutthaya, situada a 80 kilómetros de Bangkok. Lo hacen gracias a 'Prison Fight', un programa creado en 2012 en el que delincuentes que cumplen largas condenas pueden recibir el indulto si se proclaman campeones del torneo de muay thai, disciplina de lucha libre de importante arraigo en la historia de Tailandia.

'Prison Fight' lleva un lustro causando una auténtica conmoción en la sociedad. Asesinos, violadores, ladrones… ningún delito impide participar en esta competición. Es más, todo lo contrario: solo se permite participar a aquellos reclusos cumplen décadas de condena.
Para entender los motivos que llevaron a la creación de 'Prison Fight' es necesario remontarse a los orígenes del muay thai y de la cultura tailandesa. Corría el año 1764 cuando los birmanos exterminaron la colonia de Ayutthaya. Dejaron a su paso miles de muertos y otros tantos esclavos.
Para demostrar su supremacía, durante la celebración del triunfo, el ejército quiso demostrar a su rey cómo su boxeo era claramente superior a la tradición muay thai tailandesa. Para ello, los esclavos escogieron a su mejor guerrero para enfrentarse a los combatientes birmanos.
Ahí se fraguó la leyenda de Khanom Tom, considerado el padre del muay thai. Éste derrotó a su oponente y a otros nueve más. Impresionado, el rey birmano fue clemente y decidió conceder la libertad a aquel valiente y talentoso luchador.
prison-fight
De esta forma, el 'Prison Fight' nace como una forma de culto a la historia de Ayutthaya. Un programa explotado comercialmente que ha causado fuerte polémica no solo en Tailandia, sino en todos los puntos del planeta en los que se sabe de su existencia. Especialmente después de que uno de sus últimos vencedores, Noy Khaopan, evitó el cumplimiento de una pena de once años por apuñalar en la cabeza a un estudiante mientras estaba borracho y de fiesta.
Los familiares de las víctimas de quienes participan están horrorizados por el show que se ha montado en torno a un torneo que ya tiene cinco años de tradición. Por su parte, desde la prisión de Khao Prik, donde se celebra el groso de la competición, opinan que "dan a los presos un objetivo, una esperanza". Asimismo, las autoridades asiáticas defienden el carácter "casi religioso" del Muay Thai en su cultura, asegurando que desde que se organiza, disminuyeron el tráfico de drogas y los comportamientos violentos dentro de la prisión.