Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Play4África': 60.000 balones solidarios

Este proyecto solidario arrancará el próximo 6 de marzo en Almería. La caravana atravesará Túnez, Libia, Egipto, Sudán, Etiopía, Kenia, Tanzania, Mozambique, Namibia y terminará en Suráfrica justo el día en el que España debutará en el Mundial 2010. Jordi Puig, director ejecutivo de 'Play4África', pide la ayuda de todos los aficionados para esta campaña.Este proyecto solidario arrancará el próximo 6 de marzo en Almería. La caravana atravesará Túnez, Libia, Egipto, Sudán, Etiopía, Kenia, Tanzania, Mozambique, Namibia y terminará en Suráfrica justo el día en el que España debutará en el Mundial 2010. Jordi Puig, director ejecutivo de 'Play4África', pide la ayuda de todos los aficionados para esta campaña
Aquí el fútbol es religión", reza uno de los spots promocionales del proyecto solidario Play4África. Aquí se refiere a África. Una población aproximada de más de 900 millones de personas en los que más de 300 millones viven en la absoluta pobreza. Los niños no tienen para comer, los mayores no tienen una esperanza de vida elevada, pero todos ellos se desviven cuando ven una pelota de fútbol. Play4África, un proyecto solidario impulsado por el CSD, la RFEF y el Ayuntamiento de Almería, se ha fijado un objetivo: llevar 60.000 balones a este continente.
El proyecto solidario creará una caravana que partirá desde Almería el próximo 6 de marzo para trasladar material a Túnez, Libia, Egipto, Sudán, Etiopía, Kenia, Tanzania, Mozambique, Namibia y terminar en Suráfrica justo el día en el que España debutará en el Mundial 2010.
Uno de los objetivos fundacionales es ayudar a que dos millones de niños en África tengan la oportunidad de ejercer su "derecho a jugar", reconocido por el artículo 31 de la Convención sobre los Derechos del Niño en 1989.
Más en As.com