Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pep Guardiola dejó en el banquillo a los titulares y perdió de manera triste

Ibrahimovic debutó en el GamperCUATRO
El Manchester City se impuso a un Barcelona plagado de canteranos
Cerca de las nueve de la noche (el partido comenzó a las 22.20), el ambiente en Avenida Diagonal avisaba de que el fútbol regresaba al Camp Nou. Con menos guiris de los esperados, el recinto culé se llenó de hinchas llegados de muchos puntos de España. La mayoría abonaron entre 25 y 82 euros (¿precios populares?) y seguramente lo hicieron con la ilusión de ver a los protagonistas del triplete azulgrana. Nadie esperaba el tortazo que les brindaría Pep Guardiola, mitad precaución, mitad pataleta. El técnico descartó a Valdés, Xavi, Henry y Abidal (los dos últimos arrastraban problemas), dejó en el banquillo a los titulares y plagó la alineación de chiquillos tan ilusionados como tristes se quedaron los asistentes al espectáculo. Muchos lo interpretaron como una falta de respeto. Para colmo, a los 31', Puyol se fue a la ducha y dio entrada a Bartra, justo después de que el capitán (dejó el brazalete a Touré) cometiera un error en la cobertura y permitiera a Petrov adelantar a los suyos.
Opina en nuestro blog