Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pasión copera vs Barça

El Athletic confía en completar la hazaña en un San Mamés encendido
Es posible que fuera del entorno rojiblanco se mire con perplejidad y hasta cierto desdén la pretensión de eliminar en la Copa al mejor equipo de la actualidad, pero el Athletic y los 40.000 que esta noche irán a San Mamés creen firmemente en dicha posibilidad. A su favor juega además lo ocurrido en la ida, donde los de Caparrós redujeron a balas de fogueo el arsenal azulgrana, para arrancar un elocuente 0-0 que dejó a los leones a un solo gol de la hazaña.
Quienes se mantienen fieles al pronóstico general consideran en cambio que el Athletic ya cubrió el cupo de la sorpresa con el marcador registrado en el Camp Nou. Y añaden que aquello tuvo su mérito, pero que el Barça no tropezará en la misma piedra y menos aún en tan corto espacio de tiempo.
De momento, se sabe que Guardiola, además de destilar la cortesía de rigor en su valoración del rival y el escenario, viaja con todo lo que tiene y esto incluye a Puyol, cuyo estado era precario.
Referencias.
Es evidente que esta vez no habrá excesos de confianza. Messi y Villa, por ejemplo, no serán suplentes. El Barça alberga idéntico afán por seguir adelante en la Copa y es consciente que el Athletic es muy capaz de complicarle la vida sobre todo porque actuará condicionado por la pasión que el torneo genera en su afición.
La semifinal con el Sevilla de hace dos años está muy presente en Bilbao. Entonces el Athletic metió tres en media hora y San Mamés, encendido, celebró el éxito de la contundente puesta en escena que al alimón ofrecieron jugadores y grada. Claro que a este hito opondrán los culés el recuerdo, asimismo fresco, de lo que ocurrió luego, en Mestalla.
Bilbao se engalana en pos de otra gesta
Nada menos que 3.500 seguidores, muchos de ellos niños, colapsaron ayer las instalaciones de Lezama para ver el entrenamiento de los leones desafiando al frío y la lluvia. Se armó tal caos que los de Caparrós retrasaron la sesión 25 minutos. Al final del trabajo, los futbolistas repartieron un puñado de balones y pósters entre sus fieles. Fue el aperitivo a una jornada de hoy que será tremenda en ambiente, con un autobús de dos pisos dando vueltas por Bilbao y una quedada junto al hotel Carlton, sede de concentración de los leones, para llevar en volandas a los rojiblancos hasta La Catedral. Eso hicieron en la semifinal ante el Sevilla y funcionó. Dicen los futbolistas que ver a los aficionados así de entregados les dio alas en el encuentro, que fue clave para la salida en tromba. Además, ya hay banderas rojiblancas en los balcones y se prepara un espectacular mosaico para la grada. Todo ello, claro está, con lío circulatorio que se montará en el centro de la ciudad a consecuencia de la cabalgata de Reyes, en la que desfilará el león del club.