Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Osasuna castiga el sesteo del Valencia

El Valencia deja escapar tres puntos de MestallaCuatro
Mestalla asistió a un partido inexplicable. El Valencia empezó ganando y llegaba con tanta facilidad que olía a goleada. Encajó un gol y se repuso en dos minutos ampliando de nuevo su ventaja, lo que parecía confirmar que los de Emery apuntaban a una noche plácida. Pero tras el descanso, Osasuna pasó por encima de los ches, hizo dos goles y pudo ganar su primer partido de visitante. Un maremágnum en el que los rojillos pescaron un punto y el Valencia regaló dos, pues tras su primera mitad quedó la sensación de que, si hubiera comparecido en la segunda con un mínimo de concentración, habría sumado una victoria que le dejaba a las puertas de la cuarta plaza.
De inicio, los blanquinegros se pusieron en ventaja jugando 'a lo Osasuna', es decir, con balones aéreos que Aduriz teledirigía y maximizando la estrategia. Dos de los córners locales terminaron en gol, como si de Osasuna en el Reyno se tratara, y el otro lo pescó el ariete Soldado. En media hora los ches le sacaron los colores a la zaga visitante, sobre todo a Nelson, y hacían presagiar un happy monday. Fueron los mejores minutos de Mata y la dictadura de los dos nueves valencianistas, que salían vencedores de cualquier lance.
Juanfran. Al monólogo che sólo le contestaba el interior diestro de Crevillente. Juanfran superaba a Alba para convertir sus cabalgadas en la única vía de llegada a César. Como no encontraba rematador en Pandiani, él se puso el disfraz de ariete y cabeceó el 2-1. Sin tiempo para que nacieran las dudas, Aduriz devolvió el partido a su anterior escenario al cabecear a gol un saque de esquina, el talón de Aquiles rojillo.
Fue el paso por el descanso lo que cambiaría el guión. Camacho dio entrada a Aranda, un potro difícil de frenar e ideal para el asedio que Osasuna planeaba. Los intereses navarros contaron con un aliado inesperado, César, que en su regreso cuajó una de sus peores actuaciones y facilitó el 3-2 en una salida impropia.
Si el cambio de Camacho había dado resultado, también estuvo cerca de darlo la entrada de Lekic, que remató a los dos postes. Por contra, los revulsivos de Emery no aportaron nada y Mestalla se veía venir el 3-3 que Aranda firmó antes de que Lolo no fuera capaz de culminar la remontada osasunista en el añadido.
Más en As.com