Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Qué pasó en Leganés? la polémica visita del Barça a Butarque, video a video

Barcelona Leganéscuatro.com

El partido dejó de todo. Un atrevido Leganés terminó encajado una manita en un Butarque en fiesta. La MSN fue la goleadora y Rafinha marcó un golazo, sin embargo, el partido también estuvo marcado por la polémica. Neymar se enfrentó a su compañero Rafinha, Jordi Alba fue captado por las cámaras haciendo gestos al portero 'pepinero', e Iniesta se llevó una emotiva ovación.

El Barcelona consiguió los tres puntos ante el Leganés, pero su paso por Butarque dejó algunas polémicas. La expectación en la localidad madrileña era máxima, y después de varias horas de cola y esperando a ver a las estrellas culés, no todos se quedaron contentos. Los aficionados que fueron a Butarque se quejaron de la posición del autobús del Barcelona. No vieron nada y eso molestó a parte de la hinchada.
El ambiente en el estadio era tremendo y el atrevimiento del Leganés fue un caldo de cultivo para conseguir un partido de ida y vuelta, y acciones polémicas. El Barcelona remató al Leganés en varios contraataques, y el juego de Neymar terminó desquiciando al rival. Al final de la segunda parte, cometió una falta que originaría el gol pepinero. El brasileño vio la tarjeta amarilla, y enfadado por las reprimendas de sus compañeros terminó encarándose con Rafinha. Incluso le llegó a dar un manotazo.

Otra clave de la polémica en Butarque fue el feo gesto de Jordi Alba al portero del Leganés, Serantes. Tras una jugada en la que ambos terminaron en el suelo, el lateral culé le recordó los goles que había encajado e incluso le dijo "qué malo eres". Jordi Alba fue preguntado sobre esta polémica por los medios y comentó que son situaciones que se dan en el encuentro, pero que luego se dieron la mano. "A mí también me dicen de todo" añadió.

El aspecto más a destacar fue la ovación que se llevó Andrés Iniesta de Butarque tras ser sustituido. El mediocentro culé cumplía veinte años en el Barcelona y los pepineros quisieron despedirle con aplausos. No es el primer estadio rival que despide de esta forma a Iniesta, y la afición del Leganés dio otra lección de 'fair play' al fútbol.