Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nadal, a solas y con Soderling en puertas

Nadal venció con facilidad al francés Mathieu y ya está en cuartos. Hoy disfrutará de una jornada de descanso.cuatro
Tal como señala el analista Rafael Nadal Parera, en Wimbledon resulta vital servir bien. Y el jugador de tenis Rafael Nadal Parera, número uno del mundo, viene sirviendo muy bien en este Wimbledon, al margen de despistes, pinchazos en las rodillas e inquietudes futbolísticas. Sacando bien es como regresa Nadal a los cuartos de final de Wimbledon, de nuevo con Soderling enfrente, y ya como última unidad de la Armada española cerca del Támesis: bastante seco, por lo demás.
Nadal firmó su 10-0 particular ante Mathieu con un cómodo marcador en tres sets (6-4, 6-2 y 6-2) que, de nuevo, volvió a incluir ocho aces, la media casi exacta de saques directos que Nadal va firmando por partido. Esto le limita el riesgo de las bolas de break que se juegan bajo su servicio. Mathieu sólo negoció dos bolas para romper el saque a Rafa, las dos en el segundo juego del día. Nadal aguantó y no pasó por ninguna otra amenaza para su servicio: a cambio jugó 15 bolas para fracturar el turno de saque de Mathieu. Aprovechó cinco. Y sentenció. El saque importa mucho en Wimbledon. Y el resto, también. Connors, Borg, Agassi, Hewitt gobernaron el All England con restos de lujo: como hace el mismo Nadal.
Sin opciones.
Mathieu no tuvo opciones, lapidado y dominado por la carga de bolas pesadas y agresoras que Nadal le catapultaba al lado del revés. Funcionó de lo lindo el revés del mismo Nadal. Si había dudas con las rodillas de Rafa, se disiparon pronto. Nadal se movió sin problemas, tras el tratamiento intensivo del fin de semana con mesoterapia y fisioterapia, que se extenderá tras Wimbledon con inyecciones ("factores") de plasma enriquecido en los tendones, a cargo del doctor Mikel Sánchez, en Vitoria. Pero eso será tras Wimbledon, y con la vista en el US Open. Lo que viene mañana, ya, son los cuartos de final en el All England. Y en esos cuartos, los feroces hachazos planos de Robin Soderling.