Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Michael Schumacher sigue en coma y su vida corre peligro

Michael Schumacher sufrió un accidente cuando estaba esquiando con su hijo de 14 años y se golpeó en la cabeza con una piedra. El alemán está ingresado en Grenoble, donde se encuentra en coma y su vida corre peligro.

En una rueda de prensa conjunta, los tres cirujanos y el director del hospital desmintieron que el 'Kaiser' se haya sometido a una segunda operación quirúrgica la pasada madrugada y reiteraron su mensaje de máxima prudencia ante el estado "muy grave" del heptacampeón mundial de Fórmula 1.

El doctor Jean-François Payen, jefe de la unidad de cuidados intensivos del Hospital de la Universidad de Grenoble, reconoció la "situación vital muy comprometida" del alemán y evitó pronunciarse sobre cualquier aspecto futuro debido a la gravedad de las lesiones, ya que sufre un traumatismo craneal y un edema cerebral difuso causado por un grave impacto "a elevada velocidad" en el lado derecho de su cuerpo.

"Estamos intentado hacer todo lo posible para mejorar el pronóstico. Está claro que, por la dureza del accidente, sin casco no hubiera sobrevivido en absoluto, eso está claro. No se prevé realizar una segunda intervención quirúrgica porque no es necesario en el momento actual", explicó, descartando las informaciones de que la pasada madrugada habría vuelto a pasar por el quirófano.

Schumacher, que se accidentó mientras esquiaba en la estación francesa de Meribel, llegó "en estado de agitación" al hospital de Grenoble, donde "su estado neurológico fue disminuyendo" y fue incapaz de responder a las preguntas formuladas por los médicos.

Actualmente, el expiloto se encuentra "en coma inducido con hipotermia" para "evitar el aumento de la presión intracraneal". "Es muy pronto para hablar de cualquier eventualidad en el futuro. La descripción de su estado incluye que puede evolucionar", confirmó el doctor Payen, que reiteró en varias ocasiones su mensaje de prudencia.