Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

México rinde honores a la campeona del mundo

España viajó para jugar en el Azteca sólo un mes después del Mundial
La campeona del mundo puso ayer rumbo a México para estrenar su reinado ante el conjunto local en un choque que servirá para conmemorar los actos del Bicentenario de la Independencia del país azteca. El encuentro de mañana (22:00, TVE 1) permitirá ver de nuevo en acción a aquellos jugadores que hace un mes levantaron la Copa en el estadio Soccer City de Johannesburgo. Ayer, sólo 29 días después de pasear el mayor trofeo de la historia del fútbol español por las calles de Madrid, volvieron a verse las caras unos y otros en una jornada muy especial para todos ellos, puesto que el grupo ha quedado muy unido después de la experiencia vivida en tierras sudafricanas y que felizmente concluyó con éxito.
A las 17:30 de la tarde partió desde Barajas el vuelo de Iberia en el que viajaba la expedición española, compuesta por unas 100 personas, y que tenía prevista su llegada a las 22:00 horas mexicanas, las 05:00 de la madrugada en España. Entre ellos estaban los siete futbolistas del Barcelona que han sido convocados por Del Bosque en medio de una gran controversia, pues se incorporan a este partido amistoso directamente de sus vacaciones y sin haberse entrenado ni un solo día con su club.
Ante este hecho, y para no herir la sensibilidad de nadie, el seleccionador español tiene claro que no forzará a ninguno de sus convocados y que tratará de rotarles al máximo según se lo permitan los cambios a realizar, que se espera que puedan ser hasta ocho.
En todo caso, ninguno de los jugadores del Barcelona jugará más de 45 minutos ante México y alguno de ellos lo hará incluso menos, ya que las condiciones físicas en las que llegan al partido con apenas un entrenamiento a sus espaldas, el que realicen hoy, no invitan a hacer esfuerzos excesivos, más tratándose de un partido que se disputará a 2.500 metros de altura.
Del Bosque busca de este modo el equilibrio que le permita alinear un equipo en el que brillen los campeones del mundo, por respeto también al rival, y poder dosificar los esfuerzos de sus futbolistas. México está ansiosa. La campeona del mundo echa a rodar.