Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Messi de guardia

Messi resuelve un partido soso y sin brillocuatro
El Barça ya lidera su grupo de Champions gracias a la aportación de un Leo Messi que no entiende de trámites ni de partidos protocolarios. Para el argentino, cada encuentro es un desafío entre él y la portería rival. Leo sale al campo para hacer goles ya tenga delante al voluntarioso Copenhague o al Chelsea. Y menos mal. Porque de no ser así, ayer el Barcelona pudo llevarse un disgusto. O mataba a sus seguidores del susto, o los mataba de aburrimiento. Pero Leo estaba de guardia y en un plis plas, el argentino archivó un soso trámite europeo con dos goles.
El grupo que le ha tocado en suerte al Barcelona propicia partidos como los de ayer. Duelos en los que el Barça sale a jugar sabiendo perfectamente que a poco que apriete el acelerador, tendrá bastante para solucionar la situación.
No obstante, esos partidos acaban por convertirse en exámenes particulares en los que se acaba midiendo más lo que hacen las individualidades que el juego del equipo. Y esto, para un conjunto tan coral como es el Barcelona, resulta un síntoma de que algo chirría.
Más en As.com