Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Messi fue a Kazán sin el alta

Hasta mañana no se decidirá si estará en condiciones o no para un partido que se jugará a 9 grados.
Si por él hubiese sido, el pasado sábado ya habría jugado en San Mamés. Con cara de no haber roto nunca un plato, fastidiado por ver correr el balón y no poder estar con sus compañeros en los dos últimos compromisos (Sporting y Athletic Club), Leo Messi aceptó con alegría la invitación de Guardiola para viajar con el resto del colectivo a Kazán (Rusia), donde los culés buscarán dar un golpe casi definitivo para acceder a los octavos tras el triunfo de la primera jornada ante Panathinaikos (5-1).
No será hasta mañana cuando se decida si recibe la autorización o no. Si hay riesgo de recaída (está previsto que a la hora del partido, 18:30 en España llueva), la maquinaria se frenaría. Tras la entrada del checo Ujfalusi en el Calderón hace nueve días, se diagnosticaron dos semanas de parón por un esguince de ligamentos en el tobillo derecho. A las pocas fechas se puso manos a la obra con su sombra (Juanjo Brau) llegando a disfrutar, tocando balón y esprintando.
Por ese motivo, todos en el vestuario azulgrana sonríen, al igual que cuando comprobaron el parte meteorológico previsto para los dos días de estancia en la capital de la República de Tartaristán. Si el pasado curso jugaron a principios de noviembre a cuatro bajo cero, la estancia azulgrana en Kazán, esta vez, será mucho más plácida. Está previsto, si los partes no fallan, que la temperatura oscile entre los 9 y los 15 grados durante la jornada de hoy y mañana, con chubascos intermitentes que reservarían el frío para el jueves, una vez los culés hayan abandonado Rusia.
Más en AS.com