Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

A Mclaren le sale el tiro por la culata

Tras la caótica carrera en Melbourne, la FIA descalifica a Hamilton y a McLaren por haber proporcionado deliberadamente informaciones falsas tras la reclamación que el equipo le interpuso a Jarno Trulli, por una supuesta maniobra ilegal de adelantamiento con safety car en pista.
En un primer momento, la FIA dictaminó a favor de los ingleses retrasando al piloto de Honda 25 segundos, lo que le permitía a Hamilton ascender al tercer puesto. Sin embargo a la vista de nuevas evidencias, los comisarios rectifican su decisión, devolviendo a Trulli su podio ya que dicha maniobra se produjo cuando a falta de pocas vueltas para el final, Hamilton redujo drásticamente su velocidad y Trulli se hecho a un lado de la pista al creer que el coche del británico tenía problemas.
Lo grave del asunto es que según los comisarios de Malasia, el quipo McLaren facilitó pruebas engañosas y de acuerdo el artículo 158 del código deportivo, piloto y escudería han sido excluidos de las clasificaciones del Gran Premio.