Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Maleficio contra Cristiano Ronaldo

Para Pepe 'El Brujo' (Antequera, 28-8-1952), todo esto es muy serio. Ha conseguido unir el mundo del esoterismo con el fútbol. Asegura que tiene bajo su influencia a Cristiano Ronaldo y que el crack luso irá de lesión en lesión. "Le ataco los tobillos, la espalda y la cabeza", asegura.
Aparece usted contando lo del maleficio y Cristiano se lesiona en los dos partidos posteriores que juega.
No soy un oportunista ni me echo flores, pero los datos están ahí. Mandé un fax avisando al presidente del Madrid.
¿Por qué Cristiano?
Una persona cercana a él me encargó el trabajo.
¿Quién se lo encargó?

Una ex novia que procede de una familia adinerada y cuyo nombre se ha visto manchado por la relación de ambos. Y todo esto tiene un trasfondo. Cristiano interiormente está vacío, como hombre no sirve. Además, me lo tomo como un reto.
¿Lo hace por dinero?
No, en este caso por ejemplo, a quien me lo encargó le dije, a través del traductor, que valorase ella misma el trabajo. Unos 30.000 euros. Cobro la mitad antes y el resto cuando el trabajo esté terminado. Sólo digo que me llamaron para felicitarme después del partido ante el Olympique de Marsella.
¿Qué le va a pasar a Cristiano a partir de ahora?
Que va a estar más tiempo lesionado que jugando. Serán muchas pequeñas lesiones o una de cinco meses. Eso sí, si le cae un rayo eso ya no es cosa mía. El objetivo de esta persona es retirarlo del fútbol.
¿En qué consiste el ritual?
Es vudú. Primero necesité una foto reciente. Luego, tengo un muñeco con clavos usados perforando los tobillos, la columna vertebral y la cabeza. Le rocío un preparado, que es lo más importante. Al muñeco le perforo la zona del vientre y le introduzco un trozo de una prenda sudada por él, en este caso una camiseta del Madrid. Después lo sello con cera, le pongo un pergamino atado alrededor y lo entierro. No descarto atacar más partes de su cuerpo, como las rodillas.