Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un Madrid muy superior perdona la goleada al Ajax

El Madrid convence frente al AjaxCUATRO
Impresionante tiroteo del equipo blanco, que sumó 35 remates. Un autogol de Anita y otro de Higuaín decidieron. Cristiano no supera su ansiedad
Quizá el mundo mejor que promete Mourinho a partir de enero, cuando se acaben las obras en la plantilla del Madrid, esté más cerca de lo previsto. La cosa consiste en jugar cada partido mejor que el anterior, porque al fin y al cabo los grandes equipos se construyen a base de pequeños progresos. Y el Madrid de anoche estuvo infinitamente por encima del que abatió con sosería a Osasuna el sábado en ambición, entrega, intensidad y remate. El partido fue un descomunal tiroteo sobre un Ajax que anda muy lejos de su linaje, como si Cruyff, Neeskens, Rep, Krol, Bergkamp, Van Basten o Sneijder jamás hubieran estado allí.
El resultado explica mal la abrumadora superioridad del Madrid, aunque al menos agrandó la fama a Stekelenburg. Encajó dos goles en 35 remates. Vino con el ángel de la guarda.
El partido dejó algunas certezas. La primera, que es mejor jugar con un extremo que con ninguno. Di María es del oficio y Benzema no. Y con el argentino, incluso jugando a banda cambiada, el Madrid fue más vertical y profundo. El Fideo tiene la audacia y el regate del futbolista de barrio y si jugara en la izquierda resultaría igual de peligroso y seguramente menos reiterativo en el recorte hacia adentro para buscarse la izquierda. Siete balas gastó para no hacer blanco.
También quedó clara la jerarquía de Özil, que hace casi siempre lo que Guti hacía unos días sí y otros no. Ofrece zancada y pausa, la que necesita un último pasador. Va un segundo por delante de la jugada. El Bernabéu está loco por quererle.