Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Madrid responde a la "máxima exigencia"

El Real Madrid pasó a semifinales de la Peace Cup haciendo lo justo ante un correoso rival que le puso varias veces en apuros.
El resultado no fue realmente justo para lo que se vio ayer en el Santiago Bernabéu de un Real Madrid que, al menos, va cogiendo pegada. Después del mal partido que los de Pellegrini realizaron ante el Al Ittihad, el equipo estaba obligado no sólo a ganar, sino a dar buena imagen primero para seguir adelante en el torneo, segundo porque los socios, aficionados y el público en general, esperan mucho de este remozado Real Madrid. En realidad, sólo se consiguió lo primero, merced a una jugada personal del hombre de los 100 millones, Cristiano Ronaldo, que tras deshacerse de 2 defensas, fue derribado por otro jugador del Liga Deportiva Universitaria de Quito dentro del área. Penalti y gol, y como dice Di Stéfano: "El primer gol vale por tres". El primer gol es el difícil. Luego el rival se abre y...
Ronaldo fue el jugador más resolutivo, al igual que Granero que aportó lo suyo y un gol, el segundo, sin olvidar al portero Dudek que realizó un encuentro más que notable, a pesar de encajar dos goles. Al final 4-2 y en semifinales, la Juve.
Más información en As.com