Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Madrid 2016 y las 400 mil corazonadas

Eran poco más de las 6 de la tarde, cuando los policías municipales comenzaron a cerrar los accesos a Alcalá, Madrid se vestía de gala, desde Plaza España a Cibeles, manos de colores decoraban la ciudad, fachadas con colores exultantes, paradas de autobús y sobre todo personas, miles de personas que ataviadas con cartulinas, pegatinas, gorras, y toda clase de pancartas gritaban a una sola voz: ¡Queremos las olimpiadas!
Con puntualidad británica, esa misma que hace 4 años nos arrebata el sueño de 2012, "El Pulpo", una de las caras más conocidas de Cadena 100, salía a presentar en un escenario improvisado, justo en plena Cibeles, el acto por el que todos los madrileños que estaban allí esperaban ansiosos, "El día de la corazonada" o lo que viene a ser lo mismo, el mosaico humano que representará el apoyo popular ante medio mundo y con el que nuestra candidatura se juega gran parte de lo que se nos viene el día 2.
Los Voluntarios, gente de todas las edades, dedicadas sin ningún tipo de lucro, por y para cumplir el sueño olímpico de nuestra villa, hicieron lo suyo con creces. Repartidos por toda la zona centro, con ganas y buen ánimo, ayudaron a delimitar las áreas para no mezclar colores, repartieron cartulinas, pintaron manos, caras, gorras, repartieron pegatinas, y se mostraron siempre bien dispuestos a agradar a todo el mundo. Niños y no tan niños, calentaban los motores con civismo y entusiasmo, cantando, bailando, y en general animando el cotarro con mucha chulería, pues al fin y al cabo, uno es de Madrid, y no puede ocultarlo.
Y entre tanto, sin avisar, en un ambiente de fiesta...la lluvia, que no quiso perderse el evento. Por un momento la duda de una foto pasada por agua ennegreció el ambiente, más que los nubarrones que acompañaban, pero la buena mano del director de orquesta animando a la multitud, hizo hasta que esa mala nube se apartara y cediera espacio para que a las 19h30 en punto, otra vez la puntualidad británica, la foto tomara vida desde el cielo, un click! y se hizo historia.
Pase lo que pase el viernes, Madrid ha movido masas, el buen estado del deporte español bien merece un evento así en nuestra capital. Madrid supera con nota la prueba más importante: 400 mil personas apoyan unas segundas olimpiadas españolas con una corazonada.