Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Madrid continúa imparable en Liga a pesar de la eliminatoria en Europa

Higuaín, autor de tres tantosCUATRO
Hat-trick del argentino. Cristiano, que le dio una asistencia, marcó de falta directa. El Valladolid se perdió en un juego demasiado violento
El partido, a falta de otras hermosuras, permitió resolver algunos asuntos pendientes. Higuaín marcó tres goles (y van 19 en Liga) que se pueden entender como su última aportación al debate sobre su valía y renovación. Como Cristiano colaboró en esos goles con asistencia y media, podemos deducir que si hubo fricción entre ambos ya está olvidada y ha triunfado el amor fraternal. De hecho, ambos delanteros combinaron generosamente y hasta se les recuerdan palmaditas cariñosas que jamás tuvieron la intensidad del cachete que pica o la colleja traidora. Al contrario, ahora parecen amigos y residentes en Madrid.
Si los goles de Higuaín tuvieron el mérito de la cantidad, el que consiguió Cristiano dio la impresión de ser el más brillante. No lo afirmo rotundamente porque su lanzamiento de falta rozó en la barrera antes de terminar en la escuadra, y lo que en otro caso consideraríamos un rebote afortunado, con el genio que nos ocupa podría ser carambola de billar francés. No se puede descartar.