Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Madrid de Mourinho también sabe golear

Baño de solidaridad en el Bernabéu: marcaron Cristiano (2), Özil, Di María e Higuaín. Fue un pelele el Deportivo, ya colista. Debutó Juan Carlos
Flaquea el Barça, marcan los intocables y los tangibles, asoma Khedira, se sueltan Di María y Özil, brotan de golpe la solidaridad, la disciplina y la ambición, los pilares de la tierra. El Madrid roza el estado del bienestar, aunque aún caben altibajos en esta obra a medio hacer. Pero partidos como el de ayer volverán más afectuoso al Bernabéu y eso acortará los plazos para lo que Mourinho entiende como armar un equipo. Hasta los dientes, si es posible. Y todo a costa de un MiniDepor atormentado y desprovisto ya de cualquier atisbo de grandeza. A menos dinero, menos plantilla y peores resultados. Es una explicación, aunque no un consuelo. Los gallegos se fueron a la cama colistas y a Lotina no le llega la camisa al cuerpo. La buena noticia es que el Madrid no estará siempre enfrente.
A los tres minutos marcó Cristiano, un gol que fue valium para el portugués, aún tratándose de la propensión a confundir su juego con un fusil de repetición, y que despejó de cuestas el partido para el Madrid. A partir de ahí todo sonó bien. Khedira, que de puro gris había quedado confundido con el paisaje, dejó a Xabi Alonso a su espalda y su fútbol, por primera vez, tuvo sal en ataque. Di María volvió a la derecha, donde se queda en la mitad, pero está chisposo e intuitivo. Lo demostró con un gol de 'nueve', que no está en su manual de estilo. E Higuaín fue bandera del inquebrantable principio de solidaridad que proclamó Mourinho en la víspera y en la sala de prensa, convenientemente convertida por el técnico en instrumento de propaganda también de puertas adentro.
Más en As.com