Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Madrid pasa a cuartos tras su victoria en Estambul (Efes Pilsen 75 - Real Madrid 77)

Logró su primera victoria a domicilio y tratará de evitar al Barça
Entre alfombras, babuchas y especias varias, el Real Madrid encontró en Estambul el billete para cuartos de final de la Euroliga. El viaje al Gran Bazar mereció la pena. La victoria ante el Efes Pilsen (75-77) mete a los blancos entre los ocho mejores equipos de Europa; queda ahora ver si cruza como primero o segundo de grupo, que es mucho decir. Entre Barça, Partizán o Marusi -posibles rivales del Madrid- median mil leguas para las que los blancos aún no saben si tienen las botas preparadas.
El duelo requería a los mejores y ahí, aunque el físico le juegue a veces malas pasadas, el talento de Garbajosa es indiscutible. Ayer estuvo en plan raptor, con un inmaculado 4/4 en los triples, uno de ellos desde la otra orilla del Bósforo. En ese juego exterior se sustentó buena parte del triunfo blanco. Siempre llevó la iniciativa el Madrid, aunque ni siquiera al paso por el descanso, cuando disfrutó de su máxima renta (15 puntos, 29-44), la cuerda se rompió. Tomic fue de nuevo titular, aunque el primer culazo de Kasun le dejó claro que sólo había pista de baile para uno; el croata se rehizo, la clase habló por él.