Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡Histórico! La Selección Española de rugby planta cara a la mundialista Tonga (13-28)

Partido histórico en el Central de la Complutense. España se enfrentó por primera vez a Tonga en un partido oficial. Los 'leones' plantaron cara en su primer partido preparatorio de la European Nations Cup. El encuentro terminó con un 13-28 pero los hombres de Santiago Santos dejaron buenas sensaciones sobre el césped. Día de fiesta en el rugby español.

El rugby español está de fiesta. Los 'leones' se enfrentaron por primera vez a Tonga, que actualmente si sitúa en el 15 puesto del ranking mundial de naciones de rugby, y la plantaron cara. Un encuentro histórico que llenó las gradas del Central de la Complutense con más de 12.000 espectadores. La ilusión, el buen juego y la fuerza hizo acto de presencia y España hizo un gran partido. Sin duda una gran jornada del rugby nacional.
El encuentro comenzó con una espectacular y ya típica haka. Más conocida como 'Sipi Tau' en la selección de Tonga, hizo enmudecer a un estadio que pudo saborear uno de los bailes más míticos del rugby. Los jugadores intentaron intimidar a los 'leones' españoles, que permanecieron abrazados y en silencio delante de los tonganos.
Los hombres de Santiago Santos empezaron muy bien el partido, y es que la ocasión no era para menos. Desde el principio salieron con ganas de tutear a los polinesios y lo consiguieron. En el minuto siete de partido el marcador lucía un 14-10 favorable para Tonga. Los aficionados reconocieron el esfuerzo y animaron en todo momento.
La segunda parte fue más dura para los españoles, que intentaron dar la vuelta al marcador. Un duro golpe en el último minuto del partido hizo que las asistencias entraran al campo para atender a un jugador de Tonga. La camilla terminó llevándose al jugador. El equipo español dejó un buen sabor de boca, y demostró que puede llegar a hacer grandes cosas.