Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guardiola tiene como prioridad fichar a Ribéry en 2010

Franck RibéryCuatro
Ribéry ha decidido que quiere jugar en el Madrid pese a las ofertas de Chelsea, Inter y Barça, lo que ha sentado nada bien en el equipo culé.
El delantero internacional francés sería, junto a Cesc Fábregas, el sueño de Guardiola para el Barcelona 2010-2011 aunque nadie sepa, quizá ni él mismo todavía, si continuará en el banquillo, se convertirá en mánager general o abandonará el club. Pero el alto mando barcelonista, empezando por el propio Guardiola, sabe que el francés tiene destino: el Madrid.
Incluso Louis van Gaal, su entrenador en el Bayern, ha comentado al Barça que el futuro del jugador está en Chamartín. El holandés sospecha de la existencia de un acuerdo Florentino-Ribéry cerrado el pasado verano con efectos para el próximo. Darle la vuelta a este calcetín y que Franck vista de azulgrana parece una quimera. En la prensa alemana se especuló estos días que la llegada de Arjen Robben al Bayern fue el primer paso para la del francés al Bernabéu.
Además, la figura de Zinedine Zidane está detrás de este fichaje, y hace meses que ya ha encaminado la llegada de Ribery al club de Chamartín. Incluso el propio jugador, y según una información de As, ha manifestado su interés por jugar en el Madrid la próxima temporada.
De no haber una renovación por parte del Bayern, se prevé una guerra este verano por el francés, el jugador europeo más codiciado en la actualidad.
Parece que Guardiola no tiene buen ojo para los fichajes. De hecho, sólo le han funcionado las contrataciones de hombres contrastados. El principal error del técnico azulgrana esta temporada ha sido Chygrynskiy. 25 millones tirados a la basura. Además, obligó a Laporta a cambiar a Etoo por Ibrahimovic, lo que le costó al Barça 45 millones más el propio Etoo (tasado en 20 millones). En el Camp Nou aún echan de menos los goles del camerunés.