Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guardiola les exige el Mundialito

Pep Guardiola sabe hasta dónde puede apretar a sus jugadores. Con los movimientos calculados y con las sesiones preparadas desde hace mucho tiempo, se siente preocupado por la fatiga acumulada por sus hombres en las últimas semanas, algo que tendría más controlado de no ser por el largo viaje, con escala incluida en Turquía, que les trajo a Abu Dhabi en los Emiratos Árabes
No hay torneo que obsesione más a Pep Guardiola que el Mundial de clubes. Desea cerrar el entrenador el curso 2009 con un nuevo título (serían seis), algo que consagraría a los azulgranas como mejor equipo del año, del mundo y posiblemente de la historia reciente. Le cayó en el sorteo de semifinales al Atlante mexicano (mañana 17:00, Tele 5), equipo que en la primera ronda dejó en la cuneta al Auckland (3-0, en cuartos).
Tiene tanto respeto Guardiola a la competición, que se lamenta de no haber podido descansar lo suficiente, más después del largo viaje de 11 horas (escala de manera obligada en Estambul), además el técnico ha ido recordando de manera elegante que el Barça nunca fue capaz de alzar el trofeo, pese a que tanto en 1992 y 2006 partió como favorito, pero regresó a casa con la decepción de ver a sus rivales brasileños (Sao Paulo e Internacional de Porto Alegre) como triunfadores. Siendo un campeonato de nuevo cuño (se hizo una edición en 2000, que enfrentó a Corinthians ante Vasco de Gama), no cogió exclusividad hasta hace cuatro años (2005), cuando el Sao Paulo tumbó al Liverpool de Rafa Benítez.