Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guardiola ha dado el visto bueno a Robinho

Según la SER, llegaría si Ibrahimovic acepta ir al City.
Según anunció ayer El Larguero de la Cadena SER, el Barcelona estaría dispuesto a negociar con Robinho siempre y cuando Ibrahimovic abandone la entidad azulgrana. El programa avanzó que incluso Pep Guardiola ha dado el visto bueno definitivo para que Robinho llegue al Barcelona, pero el fichaje del jugador brasileño está supeditado a la salida de Zlatan del club. Además, El Larguero también ofreció cifras: el coste de la operación sería de 20 millones de euros. El frustrado fichaje de Cesc Fàbregas le permite al Barça disponer aún de 40 millones de euros, según la viabilidad del plan económico diseñado por la directiva de Sandro Rosell, para poder apuntalar la plantilla. El club se espera que, a medida que pasen los días y haya operaciones que se tensen, el mercado pueda ofrecer una sorpresa agradable para los azulgrana, como sería el caso de Robinho.
Pero la llegada del jugador brasileño no se presupone fácil. El problema consiste en la alta ficha que cobra el delantero sueco, 12 millones brutos al año. El Barcelona no le quiere, pero si no se marcha Ibra, Robinho no llegaría. La solución al fichaje de Robinho sería que Ibrahimovic fichara por el Manchester City y que el club inglés asumiera su alta ficha. Se espera que en las próximas horas Robinho declare públicamente su interés de fichar por el Barcelona.
Guardiola estaba, antes del posible fichaje de Robinho, dispuesto a comenzar la temporada sin ningún refuerzo más. Únicamente hay 19 jugadores con ficha del primer equipo y todavía hay posiciones descubiertas. En caso de no recibir refuerzos, Guardiola deberá contar con Jonathan dos Santos (20 años), Thiago Alcántara (19) y Oriol Romeu (18), tres futbolistas del agrado del técnico y que cuentan con una ventaja: conocen el sistema de juego del Barça.