Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Forlán y Kun muestran sus mejores cartas ante el Panathinaikos

Kun AgüeroCUATRO
Un notable Atleti se acerca a la Champions. El uruguayo dio un gol a Maxi y marcó otro. Obra de arte de Agüero. Gran Assunçao. El Pana, inferior
El Atleti es feliz, muy feliz. Según Forlán y Kun pisaron en césped del Olímpico de Atenas, se acabó el culebrón y empezó el fútbol, que parecía olvidado entre tanto rumor. ¡Qué error! Porque cuando un equipo disfruta de, posiblemente, la mejor delantera del mundo (o por ahí) sus aficionados van a vivir muchas noches como la de ayer en Grecia, donde sus deslumbrantes individualidades dan victorias de calidad ante rivales como el Panathinaikos, que salió aterrorizado por los delanteros del Atleti y se fue resignado: no se puede combatir el talento sólo con el físico. Salvo para ser actriz de Hollywood, claro.
Pero, ojo, que el Atleti dejó otras buenas señales mientras ponía pie y medio en la Champions de verdad. La apuesta de Abel por juntar las líneas entraña riesgos obvios, como se vio en el 1-1, pero los beneficios compensan. Con los centrales más cerca, Assunçao y Raúl García ya no tienen que cubrir ellos solos un océano y el balón se recupera más y más arriba, facilitando que llegue a donde debe estar: en los pies de Forlán, Kun, Simao y Maxi.